¡Ya no más pan con lo mismo!

La Jornada 10 del Torneo A2010 dejó como saldo la victoria del Cruz Azul por la mínima diferencia sobre el América, esto luego de 7 años y 16 partidos en los que las Águilas ejercieron una hegemonía.
La Jornada 10 del Torneo Apertura 2010 dejó como saldo la victoria del Cruz Azul por la mínima diferencia sobre el América, esto luego de 7 años y 16 partidos en los que las Águilas ejercieron una hegemonía.
Para la mayoría era inconcebible que un “grande” tratara así a otro club del mismo calibre, pero todo eso acabó gracias al argentino Christian “Chaco” Giménez, un ex americanista, y como señala el refrán “Para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo”.
Para el bien del futbol mexicano se rompió esa paternidad, ya que por un lado era “aburrido” ver que siempre los de Coapa ganaban o empataban, pero tras su caída en el Coloso de la Colonia Nochebuena se le regresó un poco de sabor a nuestro balompié.
Para los cruzazulinos fue su “Navidad” como dirían algunos y para los americanistas (aunque lo nieguen, tienen cierto grado de enojo), fue decir “bueno, ya les tocaba”.
Este suceso avivará, al menos, el denominado Clásico Joven para las futuras ediciones.
Una paternidad rota debe ser el inicio para que en el futbol mexicano se escriban nuevas historias y evolucione y no nos quedemos con lo mismo y ejemplos de ello sobran.
Siempre que juegan América-Pumas los auriazules inevitablemente recuerdan el “Tucazo”, igual sucede cuando se da el Clásico de Clásicos, ya que los americanistas se acuerdan de la Final que le ganaron al Rebaño Sagrado en la Temporada 1983-1984.
Por su parte las Chivas no pasan por alto la Semifinal de la Temporada 1982-1983 cuando se agarraron a golpes con los americanistas en el Estadio Azteca y los eliminaron; y que decir de la ocasión en que Guillermo “Tigre” Sepúlveda fue expulsado y lanzó su camiseta a la banca azulcrema mientras señalaba “con esta tienen” y al final salieron airosos.
Otra de las leyendas famosas es la que cuentan los atlistas acerca de cuando vencieron a las Chivas por 18-0 en 1917 y a su vez la réplica la sufren cuando los rojiblancos les cuentan que el portero Jaime “Tubo” Gómez en 1965 se sentó a leer una revista en el Parque Oro.
Estas y otras historias más son las que le han dado color, sabor y rivalidad a nuestro futbol y he aquí donde radica la importancia del triunfo de La Máquina frente a las Águilas, y ojalá que este momento sea un parteaguas para que en un futuro cercano el balompié azteca pase la página y escriba nuevas hazañas, porque hablar siempre de lo mismo cada que se viene algún partido de los antes mencionados, ya llega a ser tedioso.
Sígueme vía twitter en @kaiser_sandoval
Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas