La tercera fue la vencida para EUA y Jürgen Klinsmann

La U.S. Soccer Federation anunció que era momento de hacer una renovación y despidió a Bob Bradley y de paso, comunicó la llegada del alemán Jürgen Klinsmann a la Dirección Técnica.

Tras perder la Final de la Copa de Oro 2011 ante México en la Unión Americana y luego de un proceso de cinco años que daba la impresión ya había llegado a su fin, la U.S. Soccer Federation anunció que era momento de hacer una renovación y comunicó que le agradecía a al técnico Bob Bradley su esfuerzo y entrega para con la Selección de “Las Barras y las Estrellas” y de paso, oficializar la llegada del alemán Jürgen Klinsmann a la Dirección Técnica.

La noticia para algunos fue una sorpresa, ya que los estadounidenses no habían contratado a un técnico foráneo desde 1995, cuando el serbio Bora Milutinovic abandonó el puesto para dar paso a Steve Sampson y posteriormente este último le dejó su lugar a su compatriota Bruce Arena y que este a la postre le preparara el terreno a Bob Bradley.

Los norteamericanos decidieron romper con la tradición de darle el cargo a gente nacida en esa nación cuando se creía que continuaría la tendencia para un muy largo plazo (aunque antes ya le habían solicitado al también denominado “Cataklinsmann” que se hiciera cargo de su Selección en dos ocasiones previas).

Sin lugar a dudas que el acuerdo al que llegaron “Klinsi” y la Selección de “Las Barras y las Estrellas” fue de gran agrado para ambos, ya que como se recordará desde que el germano abandonó la práctica profesional del balompié decidió irse a radicar a Los Angeles, California con su familia, lugar en el que por un tiempo le brindó asesoría al Galaxy de la Major League Soccer (MLS) y en donde también se convirtió en copropietario de la empresa "Soccer Solutions".

El futbol estadounidense no tiene nada de desconocido para Jürgen Klinsmann, ya que también vale rememorar que en el año 2010 su firma "Soccer Solutions" fue contratada por el Toronto FC de la MLS para ser su consultor.

Independientemente de su empresa y su gusto por vivir en la tierra del Tío Sam (lo cual le costó duras críticas mientras dirigió a la Selección Alemana), está más que demostrado que su experiencia puede ser muy importante para sacar del bache a los norteamericanos.

Previo a la Copa del Mundo en el suelo que vio nacer al máximo exponente de la literatura alemana, Johann Wolfgang von Goethe, en el año 2004 para ser exactos, “Klinsi” fue nombrado el entrenador de la popular “Mannschaft”, lo cual le acarreó múltiples ataques de sus detractores, ya que nunca había dirigido a un equipo y mucho menos a una Selección.

Su trabajo fue satisfactorio ya que como se rememorará metió a su país hasta el tercer puesto, cuando se dudaba que esa oncena pudiera hacer algo importante y tras eso, presentó su dimisión al cargo a pesar de las constantes voces que le exigían siguiera como seleccionador.

Posteriormente vino su etapa al frente del club más importante de Alemania, el Bayern München (donde también militó como jugador), pero al final salió por la puerta de atrás luego de no ganar nada y tras diferencias con los dirigentes.

Su trabajo fue monitoreado tanto por selecciones como por equipos. Jürgen Klinsmann se dio el lujo de rechazar a la Selección de EUA en un par de ocasiones, Australia, al Chelsea y al Liverpool.

A los estadounidenses les dio el primer “no” el 7 de diciembre del 2006 y el más reciente fue el 21 de septiembre del 2010.

Pero hay un refrán que dice que “la tercera es la vencida” y en este caso así fue, por lo que seguramente en el duelo del 10 de agosto en el Lincoln Financial Field de Philadelphia ante México, el nuevo entrenador tratará de implementar todos sus conocimientos y todo aquello que lo ha llevado a tener el prestigio que, sin hacer mucho ruido, hoy ostenta.

Seguro que lo primero que buscará cambiar será la mentalidad y uno de sus grandes apoyos será el atacante del Galaxy, Landon Donovan, a quien tuvo oportunidad de dirigir cuando fue al Bayern München, ya que de todos es conocido que el californiano es el símbolo y líder de este combinado.

Jürgen Klinsmann tiene mucho trabajo y una gran tarea por delante, pero no se descarta que por lo menos califique a EUA a la Copa del Mundo de Brasil 2014 y que luche por pelearle la supremacía de la CONCACAF a México.

El timonel alemán tiene todas las condiciones dadas para cumplir con una gran labor, la cual va desde que está cómodo en esa nación, ha tratado con la MLS y después de dos intentos decidió darle el sí a la U.S. Soccer Federation y probar en un futbol que poco a poco va creciendo.

Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas