Los ángeles caídos

Luego del pésimo Torneo Apertura 2011 que vivió el América, la escoba no tardó en llegar y se inició una reestructuración de pies a cabeza.

Luego del pésimo Torneo Apertura 2011 que vivió el América, la escoba no tardó en llegar y se inició una reestructuración de pies a cabeza y a la usanza de los antiguos gobiernos, se buscó no dejar vestigio de la gente que anteriormente estaba al mando.

Cuando el propietario de las Águilas, Emilio Azcárraga Jean, empezó a meter mano en su combinado, lo primero que intentó hacer fue resucitar el americanismo a toda costa y su idea de llevar a cabo esto fue contratando a leyendas que le dieron gloria a los de Coapa como Carlos Reinoso y Luis Roberto Alves “Zague”.

Cual si fuera la canción “Fallen Angels“ (Ángeles caídos) del grupo estadounidense de rock Aerosmith, hoy en el América ya no quedan señas de ninguno de ellos. Es cierto que las cosas no marchaban correctamente, pero al menos desde mi perspectiva, creo que se les debe guardar un respeto a hombres que lo dieron todo para hacer de un equipo grande y no sólo eso, sino que llegaron a convertirse en personajes míticos e iconos.

Carlos Reinoso es para muchos, el mejor extranjero que ha pasado por Coapa, “Zague” es el máximo anotador de todos los tiempos de los azulcremas y Alfredo Tena, el “Capitán Furia”, es un hombre que dejó todo por esa escuadra ¿Su premio? Haber salido por la puerta trasera, con todo y que se les ha rendido infinidad de homenajes y que los túneles 8, 17 y 4 del Estadio Azteca llevan el nombre de estos héroes del americanismo.

Aparte de ellos está el caso de Cuauhtémoc Blanco, quien en más de una ocasión ha expresado su deseo por volver a la oncena que lo lanzó a la fama y desde Coapa siempre estarán agradecidos con él y le reconocen su aportación, pero su retorno ahí está más que descartado, sobre todo si se toma en cuenta como lo elogió en su presentación el nuevo técnico Miguel “Piojo” Herrera, pero quien dejó claro que por su edad ya veía complicado su regreso al Nido.

El caso no es hacer de ellos unos mártires ni mucho menos, pero por simple respeto a este tipo de gente no se le puede ni se le debe tratar así y lo peor de todo, es que el caso no es exclusivo del América.

Si miramos a otros combinados aztecas veremos el caso de Alex Aguinaga con Necaxa, Joaquín Beltrán con Pumas, Walter Silvani y Alejandro Glaría con Pachuca sólo por citar algunos. Es cierto que todos ellos son leyendas con esos equipos y se les rinde pleitesía como a nadie, pero ninguno se fue como hubiera querido de esas escuadras.

Si checamos en otras latitudes está el caso del español Raúl González, un héroe del madridismo y quien tenía contrato de por vida en la Casa Blanca, pero antes de comer banca prefirió hacerse a un lado y aportar todavía algo de su buen futbol al Schalke 04 alemán, también está el ejemplo de Alfredo di Stéfano, hoy Presidente de Honor del Real Madrid y por quien en su época “Merengues” y culés pelearon por hacerse de sus servicios (hasta hoy día desde el frente barcelonista siguen señalando que los blancos se lo robaron), y a pesar de su clase y ser un “crack” no acabó su carrera vestido de blanco, lo hizo con los catalanes del Espanyol.

Otro caso en la Madre Patria lo vemos con Raúl Tamudo del Rayo Vallecano, un hombre que se formó con los “Periquitos” y que es su mejor anotador de por vida, pero para la actual Temporada 2011-2012 ya no tuvo cabida en el combinado de sus amores.

Cada vez es más difícil que un jugador haga su carrera de principio a fin en un mismo equipo, por eso los casos de Cristóbal Ortega (América) o Francesco Totti (quien al parecer colgará los botines con la Roma), son dignos de elogiarse e inclusive en este apartado se le puede hacer un lugar especial a Salvador Reyes, máximo goleador de la historia del Guadalajara y leyenda viviente del Campeonísimo, quien “se retiró” del balompié defendiendo los colores del extinto Atlético Potosino, pero gracias al homenaje que se le realizó el 19 de enero del 2008 ante Pumas y en el que quedó registrado como jugador ante la Federación Mexicana de Futbol para ese Torneo, se tiene que decir que su despedida oficial de las canchas se dio portando la casaca del Rebaño Sagrado.

Casos de grandes jugadores que salieron por la puerta trasera de un club y que se convirtieron en “Ángeles caídos” sobran, así como también hay bastantes de los que permanecieron fieles a unos colores siempre o que los adoptaron y se quedaron con ellos para la posteridad.

Algunos dicen que la vida como es como una rueda de la fortuna, pero reitero, por respeto y agradecimiento a todos aquellos que dieron sus vidas por defender a una institución, no se les puede dar la espalda y desconocerlos, todos ellos merecen ser honrados y no sólo darles un lugar en la memoria, sino que hay que hacer que se sigan sintiendo vivos, importantes y sobre todo, valorados.

Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas