¿'Chiquimarco' es innovador o quiere llamar la atención?

Luego de 29 años de espera, por fin este domingo 11 de diciembre Tigres volvió a saber lo que significa alzar un título de Liga, ello a costa de Santos Laguna.

Luego de 29 años de espera, por fin este domingo 11 de diciembre Tigres volvió a saber lo que significa alzar un título de Liga, ello a costa de Santos Laguna, a quien doblegó con un marcador global de 4-1.

Justo en estos días se escribirán cientos de cosas acerca del nuevo Monarca y del segundo lugar, pero en esta oportunidad haremos del lado eso para comentar un hecho llamativo que se presentó en la Final del Torneo Apertura 2011.

Al minuto 56’ el Silbante con gafete FIFA, Marco Antonio “Chiquimarco” Rodríguez, llamó al chileno Héctor Raúl Mancilla de Tigres y a Carlos Adrián Morales de Santos Laguna para amonestarlos de manera simultánea afuera del área Guerrera, hasta ahora la descripción del hecho no parece extraordinario, suena como algo normal.

Lo curioso se dio cuando en vez de realizarlo a la antigua usanza, primero enseñándole el cartón a uno y luego a otro, se decidió a innovar, y del bolso izquierdo de su camisa sacó un par de tarjetas amarillas y al mismo tiempo alzó los brazos.

Hasta ahora en los años que llevo ligado al futbol jamás me había tocado presenciar un hecho así, pero cuando se trata del Árbitro Marco Antonio Rodríguez Moreno siempre puede esperarse cualquier cosa.

Muchas veces se ha hablado de su protagonismo excesivo y de que quiere llamar la atención a como dé lugar y hoy, independientemente del resultado y de que si se cree hizo un buen, regular o mal trabajo, logró ponerse los reflectores encima.

El caso del popular “Chiquimarco” recuerda al de su homólogo argentino Ángel Sánchez, quien en el Torneo Apertura 2003 de ese país se dio a la tarea de mostrar las tarjetas amarilla y roja como cualquier otro Nazareno, la única diferencia es que sus cartulinas en vez de ser cuadradas eran ovalados, lo que en su momento llegó a crear gran polémica en esos lares.

En la edición de enero del año 2004 de la revista pampera “El Gráfico”, el propio Ángel Sánchez explicó por qué usaba así las tarjetas y aquí extraemos una parte de ese texto.

“Las tarjetas ovaladas no tienen ningún trasfondo para decir tengo huevos. Porque por ahí alguien cree que como son así simbolizan un testículo y nada que ver”, señaló, para después acotar que “Hay que tratar de innovar. Antes los silbantes eran negros, y cuando surgieron de todos colores eran extraños, pero enseguida la gente se adecuó”.

El responsable del diseño de las tarjetas se llama Fabián, un ex sodero que cambió los sifones por los silbatos. “Desde hace un tiempo, este muchacho nos ésta dando una mano con los souvenirs y la regalería que hacemos los árbitros cuando vamos a los torneos. Y buscando alternativas se le ocurrieron las tarjetas ovaladas, me las mostró y me gustaron. Me parecieron cómodas, mucho más que las cuadradas, sobre todo a la hora de sacarlas”.

Contra lo que uno pudiera imaginar, las tarjetas cayeron bien en los jugadores. “Hay muchos que me preguntan: “Che, ¿qué tenés, un huevo?”, pero en general, tengo buena onda con los jugadores y pasa más por situaciones risueñas. Además nunca me voy de la cancha con las dos porque me las manguean. Pasa lo mismo con la ropa, las monedas del sorteo, las muñequeras”.

Para el futuro, Ángel anticipa nuevos modelos. “Es que lo importante es el rol de las tarjetas, más allá de que sean cuadradas, redondas o rectangulares”.

Seguramente que este día lo inusual de “Chiquimarco” en un futuro podría verse como innovador y como bien señala Ángel Sánchez, lo importante no es cómo se muestren, sino la correcta aplicación de las reglas.

También el argentino señala que antes los Silbantes vestían de negro y en la actualidad sus uniformes son multicolores, ellos al igual que el resto del mundo, no se han podido abstraer de los cambios y si ello beneficia al balompié, pues bienvenida sean esas ideas.

Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas