Para mandar hay que saber hacer las cosas

El pasado lunes 16 de enero a Aarón “Gansito” Padilla, Presidente de la Comisión de Arbitraje se le ocurrió decir que “yo no tengo por qué saber de arbitraje".

El pasado lunes 16 de enero a Aarón “Gansito” Padilla, Presidente de la Comisión de Arbitraje se le ocurrió decir que “yo no tengo por qué saber de arbitraje, yo llego ahí para trabajar y hacer otras cosas, pero no necesariamente tendría que saber de arbitraje”.

También añadió que "yo nunca fui árbitro, pero yo hago muchas cosas más con todo lo que rodea al arbitraje para que tengan todo y puedan hacer un buen trabajo, yo no tengo por qué saber más que uno que fue árbitro".

Su declaración me da un par de lecturas. La primera es que es una persona honesta que sin tapujos admite que no sabe acerca de los trabajos que se llevan a cabo en la Comisión que preside y la otra es que ¿Cómo quiere mandar si no tiene idea de cómo se realizan esas tareas?

Tristemente sus sinceras palabras no sentaron nada bien, ya que llegaron en un momento en el que el gremio que comanda vive una crisis y reflejo de ello fueron los partidos de la Fecha 2 del Torneo Clausura 2012 donde Tigres se impuso al Querétaro por 1-0 gracias a un gol que no debió contar ya que la bola abandonó el campo y el Silbante Fernando Guerrero y sus auxiliares no lo apreciaron y el otro, en el que América empató 1-1 con Toluca gracias a un penal que el Nazareno Erim Ramírez se sacó de la manga y que a la postre fue perfectamente capitalizado por Vicente Matías Vuoso.

Dentro de la Comisión de Arbitraje las cosas no marchan como uno pudiera pensar y prueba de ello son los cinco partidos que mandaron a la congeladora a su agremiado con gafete FIFA, Marco Antonio “Chiquimarco” Rodríguez, a quien le pasaron la factura por su polémico trabajo en la Final de vuelta del Torneo Apertura 2011 que consagró a Tigres.

El también Pastor evangélico está acompañado de Francisco Chacón, Roberto García y Paul Delgadillo, a quienes su Comisión también tiene inhabilitados, así como a Genaro Medrano, quien no superó las pruebas físicas a las que fue sometido y también le costó la separación provisional de su cargo. Los hechos hablan por ellos mismos.

Es ineludible que los árbitros como cualquier otro ser humano tenemos equivocaciones y algunos yerros se pagan más caros que otros dependiendo del oficio, pero a mi juicio lo que no se puede ni se debe tolerar es que al frente de un grupo especializado esté alguien que declare abiertamente que no tiene necesidad de saber del tema, si a eso se dedica y por ello le pagan.

Es cierto que muchas profesiones se aprenden sobre la marcha y en las que la formación académica ayuda sólo como cimiento, pero al parecer aquí no es el caso. A Aarón Padilla Gutiérrez aparentemente de nada le sirvió su andadura como futbolista profesional y tampoco su paso como Presidente de la Comisión Disciplinaria.

Si esto lo trasladáramos a otra área de la vida seguro que más de uno ya habría puesto el grito en el cielo. Imaginemos al Director de un importante hospital que no tuviera conocimientos de medicina y que admitiera que no tiene por qué saber más que sus doctores (su grupo de trabajo). Seguro que ya habría sido despedido, debido a que sus errores no se pasarían por alto con una simple disculpa.

Ojalá que en un futuro cercano el “Gansito” se preocupe por involucrarse más en los temas que le incumben a sus agremiados y es que a mí parecer, sus años como jugador profesional, en los que llegó a ser seleccionado nacional por el Tri en los Mundiales de Inglaterra 1966 y México 1970, le debieron haber enseñado aunque sea lo básico del mundo del arbitraje.

Aarón Padilla pertenece a la vieja guardia y sin querer hacer leña del árbol caído me parece que le tocó vivir la época romántica del futbol y por ende hay conceptos que debe tener bien arraigados y de los cuales debería sacar provecho. Se nota que es una persona inteligente y que ha sabido moverse bien, ya que si no fuera así hoy seguramente únicamente sería recordado por sus hazañas en el terreno de juego como otros tantos futbolistas que llegaron a ser muy buenos y que hoy viven alejados de este deporte por un motivo u otro.

El pasado mes de diciembre tuve la fortuna de conseguir las “Leyes de juego del Football Asociación” editado por la Asociación Uruguay de Football en el año de 1936 en Montevideo y en el mismo al final viene una recomendación que vale la pena rescatar y que creo bien aplica no sólo para los que practican este deporte, sino también para dirigentes, periodistas, aficionados y gente en general que está allegada a este mundo.

Para los jugadores: Respeten y estimen a sus adversarios ocasionales. No discutan los fallos del Juez, que son inapelables. Mientras dure el partido, dediquen exclusivamente la atención al juego, y hasta olviden que saben hablar. Lean mucho las reglas de juego del football. Léanlas bien. Léanlas siempre.

La situación por la que atraviesa la Comisión de Arbitraje no sólo tiene que ver con lo poco o mucho que sepa el “Gansito” del tema, sino que habrá qué mirar también a la gente que lo puso ahí y es que como dice el refrán: “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hizo compadre”. En fin, ojalá que estas cosas pronto queden atrás por el bien del futbol mexicano.

Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas