Matthias Sindelar, 'El Mozart del futbol'

A exactamente siete décadas del deceso de Matthias Sindelar, el más grande futbolista austriaco de todos los tiempos, bien vale recordar al también apodado "El Mozart del futbol".

A exactamente siete décadas del deceso de Matthias Sindelar, el más grande futbolista austriaco de todos los tiempos, bien vale recordar al también apodado “El Mozart del futbol”, “El Hombre de Papel” o simplemente “Motzl”, abreviatura de su nombre que le decían cuando era niño.

Matthias Sindelar no es sólo una pieza fundamental de la historia del balompié, sino que también fue parte de los austriacos que se resistieron a ser parte de la “Anschluß” (Anexión), la cual supuso la incorporación de estos a la Alemania nazi en el año de 1938, ya que como se recordará Adolf Hitler nació en Braunau am Inn, Austria y quería que su patria fuera parte del Tercer Reich.

El delantero nació un 10 de febrero de 1903 en Kozlau y al poco tiempo del alumbramiento la familia se trasladó a Viena en busca de mejores oportunidades. Las cosas no mejoraron  mucho, ya que el pequeño “Motzl” y sus amigos no disponían de los recursos económicos para hacerse de una pelota, por lo que sus primeros “pininos” se dieron con un amasijo de trapos cosidos a modo de balón.

Para 1917 y con únicamente 14 años de edad, Matthias Sindelar perdió a su progenitor en el frente de batalla de Isonzo en la Primera Guerra Mundial, por lo que arrancó la formación profesional como obrero metalúrgico para ayudar a su familia, pero a pesar del terrible hecho, eso no fue un impedimento para que el joven abandonara la práctica del deporte de sus amores, la cual rindió frutos en 1918, ya que en esa época fue descubierto por un cazatalentos que lo enroló en el ASV Hertha Wien y a partir de ahí comenzó a descollar, prueba de ello es que a los 18 años fue ascendido al primer equipo y recibió el sobrenombre de “El Hombre de Papel”, dada la ligereza con la que se movía con el balón en los pies.

No todo sería un lecho de rosas para quien después sería conocido como “El Mozart del futbol”, ya que en el año de 1923 padeció una lesión en la rodilla que le hizo temer lo peor, pero gracias a una intervención quirúrgica realizada por el Doctor Hans Spitzy la situación no pasó a mayores y pudo proseguir con su carrera tras una serie de vicisitudes.

Era lógico que su progresión lo llevara a ser parte de la Selección Austriaca y para el año de 1926 debutó en el triunfo de 2-1 ante Checoslovaquia, con el gol de la victoria firmado por el artillero de 23 años.

Ese fue el inicio de una prolífica carrera de Matthias Sindelar con su Selección, la cual tuvo un breve bache por culpa del seleccionador Hugo Meisl quien lo descartó por 14 juegos, ya que no le gustaba el excesivo apego que, según él, “Motzl” sentía por la redonda.

Para 1931 volvió al combinado nacional y ayudó a que Austria aplastara 5-0 a Escocia, nación que hasta ese momento jamás había mordido el polvo en el Viejo Continente. Justo ahí nació el “Wünderteam” (Equipo Maravilla), se convirtieron en una máquina implacable y en 1932 alzaron la Copa de Europa de selecciones, comparable a la actual Eurocopa.

El cénit de la trayectoria de “El Mozart del futbol” a nivel Selección se dio en la Copa del Mundo de Italia 1934 cuando su oncena se quedó con el cuarto puesto, esto tras caer en Semifinales por la mínima diferencia con el anfitrión y posteriormente dejar en las manos de Alemania el tercer lugar tras ceder por 3-2.

A nivel de clubes militó en el ASV Hertha Wien (1918-1924), Wiener Amateure SV (1924–1926) / FK Austria Wien (1926–1938) / SC Ostmark Wien (1938–1939), y ahí los éxitos no frenaron ya que levantó la Copa Mitropa (1933 y 1936), 1 Campeonato de Austria (1926) y 5 Copas de Austria (1925, 1926, 1933, 1935 y 1936).

Matthias Sindelar causaba furor, pero su brillante trayectoria se vio irrumpida con la “Anschluß”, ya que de entrada el Torneo austriaco se paralizó y posteriormente el gobierno de ocupación canceló todos los contratos del futbol profesional y cerró todos los clubes judíos, incluido el FK Austria Wien.

Con un nuevo régimen “El Hombre de Papel” fue convocado para un duelo amistoso Austria-Alemania, como parte de la acogida nazi a los austriacos el 3 de abril de 1938 en el Estadio Prater de Viena y aunque se esperaba que los germanos vencieran fácilmente, fueron doblegados por los locales 2-0 con goles de Karl Sesta y de Matthias Sindelar, y éste último no se contuvo ante la situación por la que atravesaba su país y fue directamente hacia el palco de los altos mandos de ocupación a festejarles en la cara.

Tras ese partido “Motzl” adquirió una cafetería para contar con una fuente alterna de ingresos e hizo oídos sordos a las constantes convocatorias de la Selección Alemana, lo que desembocó en el enojo de los nacionalsocialistas y que a la postre la Gestapo lo tildara de pro judío.

Matthias Sindelar falleció el 23 de enero de 1939 en su departamento de Viena junto a Camilla Castagnola, su novia italiana de origen judío, en circunstancias hasta la fecha difíciles de esclarecer.

Los informes de la época señalaron como causa del deceso la inhalación accidental de monóxido de carbono, aunque hay otras versiones que comentan que los nazis “arreglaron” todo para asesinarlos. La verdad sigue esperando salir a la luz.

El día en que fue sepultado “El Mozart del futbol” cerca de 15 mil personas acompañaron su féretro hasta el panteón central de Viena, donde año tras año se realiza una misa para conmemorar la fecha de su deceso.

Su calidad futbolística es indiscutible, pero su valor como ser humano no puede ni debe pasar inadvertido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas