Tercer Tiempo

En la revista mensual argentina "El Gráfico" en cada número publican una sección llamada "Tercer Tiempo" y de ahí el origen del título de esta editorial.

En la revista mensual argentina “El Gráfico” en cada número publican una sección llamada “Tercer Tiempo“ y de ahí el origen del título de esta editorial.

En dicha sección se resaltan los errores cometidos por los diversos medios de comunicación alrededor del planeta y en esta oportunidad quiero hacer algo similar destacando los yerros más importantes y significativos hallados en diversos sitios.

El diccionario de la Real Academia Española define al error como un “concepto equivocado o juicio falso”, también como una “acción desacertada o equivocada” y como una “cosa hecha erradamente”.

De lo más destacado que hemos encontrado en este rubro sobresale el llamar al Necaxa “Nexaca”, como sucedió recientemente en el Torneo Interliga , donde los organizadores escribieron mal el nombre del conjunto Rojiblanco en las pantallas del inmueble durante el encuentro que sostuvieron el Cruz Azul y los Rayos en el Robertson Stadium de Houston, Texas en EUA.

A ese garrafal error podríamos sumarle el de Mónica Maristain, Editora de la revista “Playboy”, quien en su editorial del volumen 4, número 46 de agosto 2006 de ese ejemplar, reseñó lo siguiente: “Un insulto irrepetible de Mauricio Materazzi, llamado también ‘el carnicero de Milán’, opacó la despedida del mejor jugador del mundo contemporáneo”-

Esa línea la escribió en alusión al cabezazo que le propinó Zinedine Zidane a Materazzi en la Final de la Copa del Mundo Alemania 2006 y que coronó finalmente a los italianos desde el punto penal.

El contenido de dicha editorial hubiera sido muy interesante, salvo por el detalle de que Materazzi no se llama Mauricio, sino Marco. Increíble pero cierto, aquella agresión y los nombres de los protagonistas le dieron la vuelta al planeta y en todos lados nos hartamos de ver, leer y escuchar lo que Materazzi le pudo haber dicho a “Zizou” para desencadenar tal reacción.

Otro de los errores importantes que se le pueden atribuir a Mónica Maristain es el que publicó en su libro titulado “Futbolistas el club de los 100”, que realizó en coautoría con Andrea Staccioli

En la contraportada de esa obra, donde dedica su obra a varios jugadores, detalla lo siguiente: “A Gerald Asamoah, el primer negro en vestir la casaca nacional germana, los médicos le diagnosticaron un mal cardiaco que en teoría le impedía jugar al futbol”.

¡Falso! Gerald Asamoah no es el primer jugador negro que ha portado la playera de la “Mannschaft”, antes de él existieron dos hombres de color que ya defendieron a Alemania.

El ex portero Félix Fernández comenta en la introducción de su libro “Guantes Blancos, las redes del fútbol” lo siguiente: “Escribo porque leo, así de sencillo. No concibo a un escritor que no lea…”.

Casi al final de la misma introducción Fernández nos vuelve a dar otra frase contundente: “Porque uno lee lo que quiere, pero escribe lo que puede”. Al buen entendedor, pocas palabras.

Si proseguimos, haríamos que esta editorial se volviera eterna y se podrían publicar varios tomos de las constantes fallas que encontramos en los diversos medios de comunicación, pero por el momento sólo nos quedamos con los ejemplos antes citados.

La perfección es inalcanzable y aunque todos cometemos errores día a día en cualquiera de nuestras actividades cotidianas, lo importante es tratar de luchar para alcanzar un grado de excelencia que nos ayude a ser mejores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas