Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la J3

Lunes 21 de Enero del 2013



Destaca esta tercera jornada por la cantidad de faltas que se cometieron en casi todos los partidos. Abundaron los puntapiés, pero si vemos los números se sigue abatiendo -estadísticamente hablando- el número de faltas por juego. Los árbitros han entendido las instrucciones que emanan de la Liga a través de la Comisión de Árbitros las cuales tienen como propósito bajar las faltas marcadas por decreto.

Así parece que se ha hecho algo notable por el futbol mexicano sin darse cuenta que esto está propiciando el “ juego libre” y se pierde de vista el principio fundamental del espíritu del juego que es proteger la integridad física de los jugadores.

Vayamos por partes, en el juego Jaguares-Monterrey el “Japo” Rodríguez sale expulsado por una roja directa cuando mucho antes metió una plancha peor que la falta que motivó su expulsión y Marco Rodríguez no hizo nada. A Marco lo han obligado a dejar de ser protagonista y a mostrar menos tarjetas haciendo con esto que se haya salido de su estilo y ya no sea el mismo, lo que lo hace ver mal.

En el León-Toluca, Luis Santander igual dejó muchas faltas sin marcar y anula -a instancias de José Luis Camargo- un gol legítimo a León en el primer minuto del segundo tiempo por fuera de lugar de Brito que no existía, y más adelante, deja sin marcar un “recargón” en el área de Toluca contra el mismo jugador para impedirle que llegara a un balón de cabeza.

En América-Atlante, el joven Fernando Guerrero (quien hace una semana expulsó al “Pikolín” por protestarle una decisión) ahora deja en la cancha al argentino de Atlante que al momento de amonestarle por una entrada fuerte le protesta en varias ocasiones sin que aparezca ahora la segunda tarjeta. Obvio le dijeron que no debió mostrarle la segunda al “Pikolín” en aquel partido en Querétaro.

En Pachuca- Querétaro, el árbitro Isaac Rojas -quien llevaba tiempo sin arbitrar- deja un sinnúmero de faltas claras también sin sancionar y en el caso de la expulsión de Paulo da Silva no iba a marcar nada tampoco estando a tres metros de la jugada y es notorio que el Asistente 2, Jimmy Acosta, le dice de la falta que además fue sobre la línea del área penal, por lo que se debió marcar entonces la pena máximo, sin embargó lo sancionó afuera. Expulsó a Mariño, de los Gallos, por segunda amarilla cuando dio un codazo artero que era para roja directa.

Pero donde si hubo juego totalmente libre fue en el Tigres-Atlas, donde hubo cacería para Omar Bravo por un lado y sobre Lucas Lobos por el otro.  Fue hasta grotesco ver cómo se pegaban con la excusa del balón de por medio y con jugadores en el piso aventándose todo tipo de puntapiés. Muy pobre trabajo arbitral.

En San Luis-Monarcas expulsan mal a Joel Huiqui por segunda amarilla cuando lo único que hizo fue jugar el balón con el pie. El rival, en la carrera y por la inercia de la jugada, choca contra él y el Asistente 2, José Alfredo López, le dice que lo amoneste otra vez y Miguel Flores obedece a la instrucción.

En Puebla-Santos, Antony Sanjuampa no marca una clara mano deliberada en el área de Santos, que por suerte no influye en el marcador final.

Y por último en el Chivas-Cruz Azul, Francisco Chacón expulsa mal a Gerardo Flores y Bertolo, de Cruz Azul, por dobles amarillas sin que fueran merecedoras de ellas.

En el primer caso hay un doble empujón y no el hecho de sujetar al adversario entre ambos jugadores, además el de Chivas le sujeta primero pero con sorpresa ve la tarjeta Flores.

En el caso de Bertolo, en el 84’ le muestran también la segunda amarilla por supuesta simulación cuando verdaderamente hay un contacto sobre él y aunque no hay penal porque primero el defensor toca el balón tampoco hubo la supuesta simulación.

Esta semana habrá varias reclamaciones por expulsiones injustificadas ya que otra vez el arbitraje cometió muchos desaciertos. Siguen mal las cosas aunque las estadísticas dicen que se están abatiendo las faltas.

¡Qué mal!

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios