Análisis arbitral de la J6

El arbitraje de la Jornada 6 mejora en varios frentes ya que se dan algunas circunstancias que propiciaron dicha mejoría.

El arbitraje de la Jornada 6 mejora en varios frentes ya que se dan algunas circunstancias que propiciaron dicha mejoría. En principio por dos buenos trabajos. El primero en Monterrey- Chivas, de José Alfredo Peñaloza, quien inclusive da una muy buena ventaja en el solitario gol de Rafa Márquez que pone las cifras definitivas al encuentro. Siempre es un punto muy alto para el árbitro que tiene la capacidad de ver la falta y no apresurarse a silbarla y por lo tanto esperar sus consecuencias y en este caso así lo hizo el central lo que culmina entonces siendo una excelente decisión. Por otro lado el joven Fernando Guerrero, en el Toluca-Tigres, conduce con acierto las acciones del juego. Le da buena continuidad al partido sin dejar de sancionar las faltas -como lo vienen haciendo desde que se creó la Liga y se decidió que había que bajar el número de faltas-. Sanciona muy bien el penal contra Toluca por acción imprudencial del defensor choricero. Erim Ramírez hizo también un buen trabajo en un juego que no se lo dio tampoco por demás, ya que el número de faltas  fue muy bajo y no se buscó tampoco mayores problemas. El único error importante fue no expulsar a Dionisio Escalante por cometer una falta casi en medio campo contra Franco Arizala, quien ya se le iba sólo con una manifiesta oportunidad de gol a enfrentar a Sergio García. En el resto condujo el partido de buena manera. Paul Delgadillo, en Cruz Azul-Pumas (que fue un muy buen juego), cometió algunos errores importantes como sancionar un penal contra “Pikolín” que no era ya que el defensor se lanza por el balón claramente con pierna derecha y sí lo juega. Posteriormente Torrado se engancha en la pierna izquierda del jugador de los Pumas, quien ya estaba tirado en el suelo. También deja en la cancha sin ver la roja Teófilo Gutiérrez, quien pisa a su rival en el piso y no es sancionado y por último, en la jugada previa a la expulsión de Torrado, que fue por demás justa dada la plancha con fuerza excesiva que propinó, pero previo a esa acción debió parar el juego por una plancha  de Martín Bravo sobre la misma banda y esto hubiera evitado la posterior falta de Torrado. Polémico resultó el arbitraje de Miguel Ángel Flores en Xolos-América. En el primer minuto Rubens Sambueza derriba a su adversario y simultáneamente a la caída intenta pisarlo sin éxito por lo que el defensor desde el piso lo golpea con la cabeza entre las piernas y le tira un derechazo también, lo que ameritaba la expulsión inmediata de ambos, pero sólo quedó en una tenue amarilla sólo para el americanista. Sanciona bien el penal contra Xolos cometido por Pellerano y termina expulsando bien a Sambueza y a Mosquera por doble amarilla que se ganaron con justicia. Eso sí, dejó sin segunda tarjeta amarilla a Arce en falta sobre Oswaldito y termina amonestando también al de Coapa. Pero el trabajo más flojo fue el de Francisco Chacón en Atlas- Atlante. En principio el primer gol de Atlas fue fuera de lugar de Barraza, pero aquí el error recae en el Asistente 1, Mario López, quien sin tener en cuenta la línea de referencia del área penal que mostraba la posición del  atacante, deja correr la acción para dar por bueno el gol ilegítimo. Pero lo peor fue la plancha que perdona a Cufré mostrándole  sólo una amarilla cuando la acción era de roja inmediata. Además, anuló un gol válido de Omar Bravo, quien no comete ninguna falta ni siquiera imprudencial ya que lo que sucedió fue que el defensor atlantista se cae solo al tratar de frenarse en la jugada. Por último, Sr. Pérez Durán es usted un buen árbitro, no permita que se den esa clase de planchas de mala fe como la que sucedió en el juego San Luis-Puebla  sobre Borja que lo pudo fracturar. Aunque se le pida que no se marquen tantas faltas en los juegos por favor recuerde que lo más importante de un  buen árbitro es proteger la integridad física de los jugadores y que eso está por encima del deseo de quien sea el que dé las órdenes. Ojalá su conciencia de buen árbitro se lo recuerde de aquí en más y se olvide de todo lo demás.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas