Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la J7

Lunes 18 de Febrero del 2013



Evidentemente el arbitraje no va por buen camino y a medida que pasan las jornadas se ven situaciones que van directamente al marcador como por ejemplo en 5 de los 9 partidos hubieron penales marcados que no eran u otros que sí eran y que no fueron marcados.

Por otra parte, las tarjetas rojas siguen sin aparecer en jugadas muy puntuales que de acuerdo con la regla 12 deben de ser mostradas sin duda alguna, se omiten y el mensaje es claro… pues en la jornada anterior aquél que sacó dos tarjetas rojas en América-Xolos no vio acción en esta.

Iremos por partes, vamos a analizar el último partido de la Fecha 7 que fue Atlante-Querétaro y donde estuvo Antony Sanjuampa. En primer lugar no es un árbitro con la categoría ni el reconocimiento para dirigir partidos donde estén involucrados los equipos del descenso ya que hay demasiado en juego como para entregarlos a gente sin la debida experiencia ni capacidad.

Hoy no hay sorteo por lo que no se explica esta designación. Lo cierto es que Sanjuanpa deja de señalar una clara mano de Landín previo al gol de su equipo y se ve cómo el árbitro -bien ubicado- se lleva el silbato a la boca y de hecho emite un silbatazo.

Sabemos que el gol no se señala con el silbato de acuerdo a la buena técnica arbitral. Esto descontroló a todos, pero al final terminó dando por bueno el gol con que casi ganan los Gallos. Pero en el descuento, cuando el portero del Atlante se va al área rival en un tiro de esquina, juega el balón con el antebrazo de manera deliberada y de allí sale la acción para el gol del empate que pone a Querétaro ahora a 9 puntos. Ventaja que se antoja insalvable frente al Atlas.

En el juego de Atlas-Monterrey, casi al finalizar, Omar Bravo comete un clarísimo penal al jugar el balón con la mano (tipo portero cuando sale a despejar) y no se marca. Pudo haber sido el empate a dos y seguir a 7 puntos de los Gallos.

En el partido de América-Toluca, Francisco Chacón, quien no está arbitrando a su nivel en este torneo, marca un penal a favor de América que no es ya que el defensor toluqueño no toca el balón pero tampoco al americanista, quien es el que choca contra la pierna del rival y se lanza en un vuelo hacia adelante para caer aparatosamente.

Lo que sí hace es dejar de marcar un penal clarísimo antes a favor de los de Coapa por claro empujón por la espalda dentro del área de otro defensor de Toluca.

En Pachuca-Cruz Azul, Fernando Guerrero marca un penal contra de Pachuca por supuesta mano del defensor cuando el balón es jugado claramente con el pecho y luego golpea el brazo del mismo sin ser deliberado este movimiento.

En León-San Luis, Paul Delgadillo marca un tiro libre indirecto en el área de León en una jugada en que Magallón quiere controlar el balón, se le alarga y su portero lo toma con las manos. Nunca fue deliberado el pase con el pie hacia el arquero, por lo que no se debió marcar la falta. Ya en la ejecución de la misma, permite que los defensas y el portero estén a 6 metros del balón… el disparo es desviado a tiro de esquina y no pide que se repita el tiro.

Además, sobre el final, hay una falta de León que termina dentro del área, siendo marcada fuera de la misma y por último, amonesta a otro jugador distinto del que la cometió.

En Tigres-Santos, Erim Ramírez amonesta por una falta a Rodrigo Salinas al 38’ y éste último cuando ve que lo van a amonestar le da un fuerte puntapié al balón para lanzarlo lejos en señal de protesta y no le saca la segunda amarilla.

Durante el juego deja sin marcar una gran cantidad de faltas de acuerdo con las instrucciones de la Comisión que terminan con una serie de acciones para tarjeta roja que sólo quedan en simples amarillas, como la de Quintero, quien se cuelga de la camiseta del rival y todavía por debajo le da un puntapié sin poder jugar nunca el balón. Y un poco más adelante, la de Salcido, quien con fuerza excesiva derriba a un rival por el cuello estilo lucha libre.

Mal la jornada pero de seguro seguirán saliendo varios de los árbitros mencionados porque en realidad a nadie le está importando lo que suceda dentro del campo de juego, lo importante es expulsar poco y marcar menos faltas para bajar las estadísticas aunque éstas sean flagrantes.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios