Estadísticas vs. creencias populares

En el mundo del futbol hay ciertos lugares comunes que a fuerza de repetirse, con la complacencia de un medio periodístico poco propenso a investigar, convierte datos falsos en reales.

En el mundo del futbol, como en la vida misma, hay ciertos lugares comunes que a fuerza de repetirse, con la complacencia de un medio periodístico poco propenso a investigar, documentar o por lo menos recabar datos -funciones esenciales en esta labor-, se han convertido en verdad siendo completamente falsos.

Es de sobra conocida, por ejemplo, la falta de vigencia de esa trillada  frase de que “equipo que estrena técnico gana”, y pese a ello se le sigue haciendo referencia. En realidad, apegados a lo sucedido en este Clausura 2012 con todos los relevistas que se presentaron en el transcurso del certamen esa máxima debería modificarse a “equipo que estrena técnico no gana”, pues entre Gilberto Adame, Álvaro Galindo y Héctor Hugo Eugui de Estudiantes, así como Ignacio Ambriz con Chivas, Sergio Bueno con San Luis y Daniel Bartolotta con Puebla, los juegos de presentación acabaron con cuatro empates y dos derrotas de los equipos que estrenaron DT.

Se dice también, apegado muchas veces a lo que sucede en dos Jornadas consecutivas, que el futbol mexicano es impredecible por ser sumamente inconsistente ya que todos sus inquilinos son irregulares. La realidad no parece ser esa si uno compara, por ejemplo, la Tabla de Cocientes 2011-2012 y la que estará vigente para el ejercicio 2012-2013. Habrá quien piense que son la misma Tabla, pero no. De la nómina de cocientes actual, en la que se juntan seis Torneos incluyendo el que está en curso, se borrarán para el siguiente ejercicio 34 partidos correspondientes a los campeonatos Apertura 2009 y Bicentenario 2010.

Ese cambio, afecta los puntajes pero al parecer no los nombres de los clubes que se ubican en ambos polos de esa Tabla. En la zona de angustia, los cinco peores equipos en la Tabla vigente, Estudiantes, Atlas, Querétaro, Puebla y Atlante repetirán –salvo el que descienda, obviamente-, incluso en el mismo orden que hoy ostentan. Es decir estos cinco equipos han hecho mal las cosas consistentemente, y se consideren sus tres últimos años (seis Torneos) o sólo los últimos dos (cuatro) su realidad es casi idéntica.

Una situación similar ocurre en la parte alta de esa clasificación que en teoría junta los méritos estadísticos que se reúnen durante los partidos de Liga de tres o de dos años. Los mejores cinco equipos en la Tabla Porcentual hoy son 1º Monterrey, 2º Cruz Azul 3º Morelia, 4º Santos Laguna y 5º Tigres, y aunque cambian de lugar son los mismos cinco mejores que estarán en la parte alta de esta clasificación el año que viene, 1º Tigres, 2º Cruz Azul, 3º Santos Laguna, 4º Morelia y 5º Monterrey, destacándose tal vez que los dos equipos regiomontanos intercambian posiciones. Se puede entonces concluir que estos cinco equipos, los más asiduos en las últimas Liguillas -y que es casi un hecho repetirán en la que viene- han sido y son regularmente los más eficientes, independientemente de que hayan sido campeones o no.

Obviamente, los otros ocho equipos que faltan, con distintas variaciones, forman parte de la media Tabla en ambos ejercicios. El cambio más dramático lo experimenta el Toluca, que hoy aparece en el lugar 6 y caerá al sitio 13, América casi queda igual, del 7º lugar de hoy al 8º en 2012-2013, Chivas sube del 8 al 7, Pumas del 9 al 6, Pachuca del 10 al 8. 

Sirvan estos datos, tampoco para sacar conclusiones absolutas e irnos al extremo de pensar que nuestra Liga es ejemplo de lo contrario de lo que se le acusa, sino apenas para hacer alguna reflexión sobre el asunto.

Otra creencia falsa que circula con desparpajo es que los equipos que ascienden casi están condenados al descenso inmediato por culpa de lo que se considera una injusta Tabla Porcentual. Las estadísticas no concuerdan con esa creencia, sino todo lo contrario. Lo sucedido con el recién ascendido Tijuana, que acaba de garantizar su permanencia un año más en la Primera División, es algo que han logrado, desde que se instauró este formato el 77 por ciento de los llamados “benjamines”.

Desde la instauración de la Tabla Porcentual para definir el descenso en México (1991), los equipos recién ascendidos sólo regresaron de manera inmediata a la Liga de Ascenso, Primera “A” o Segunda División, en cinco de 22 oportunidades. Los “benjamines” que perdieron la categoría un año después del ascenso fueron Pachuca en 1992-1993 y 1996-1997, Tampico Madero en 1994-1995, Querétaro en 2006-2007 y Necaxa en 2010-2011, y en uno de esos casos, el de los Gallos Blancos, fueron condenados en gran parte por una jugada chueca de la FMF, que le descontó tres puntos en la Tabla Porcentual por no cumplir con la regla 20/11, lo que anteriormente (a Jaguares no se le descontó un año antes) no sucedía, ya que si no le hubieran quitado esos tres puntos se hubiera salvado.

Eso sí, Tijuana deberá tener cuidado el próximo año. Tal vez por una cuestión mental, son varios los clubes que tras salvarse del inmediato retorno bajan la guardia y terminan por descender en su segunda campaña en Primera División, como le sucedió a Indios de Ciudad Juárez, que tras llegar a Semifinales en su primer año en el Máximo Circuito, registró una estrepitosa caída en el siguiente ejercicio y descendió con lujo de merecimientos. Eso ya será tema de otra ocasión.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas