Que se salve Salvador

Lo más importante es que el delantero americanista Salvador Cabañas salve la vida. Que pueda contar con una nueva oportunidad de seguir adelante.

Lo más importante es que salve la vida. Que pueda contar con una nueva oportunidad de seguir adelante. En los últimos meses se han agudizado las hechos que provocan un nudo en la garganta para el futbol mexicano, pero a diferencia de la todavía sentida pérdida del "Tano", quisiera dar mi punto de vista en este penoso trago amargo por el que pasa el delantero americanista. La vida privada de una persona debía ser intocable. Nadie tiene derecho a meterse en ella. Desafortunadamente con frecuencia se hacen, de manera irresponsable, críticas sobre los personajes públicos y lo que realizan fuera de su labor. Si un futbolista hace tal o cual cosa fuera de la cancha, es por decisión propia. Si realiza acciones virtuosas probablemente recibirá alguna recompensa. Si descansa o no, sólo a él le repercutirá en su estado físico. Porque son seres humanos y no los superhéroes que algunos quisieran ver. Lo que le sucedió a Salvador Cabañas, es un acto delictivo y las autoridades tienen la obligación de llegar hasta las últimas consecuencias. Esta desgracia, debe hacer reflexionar sobre lo que tristemente sucede en nuestra sociedad actual. Cabañas es un personaje fuera de serie en nuestro balompié. Una de las mejores contrataciones en la última década para el futbol mexicano. Un delantero de época. La respuesta que ha tenido de parte de la afición americanista es la de un ídolo, y el respeto y preocupación demostrado por las demás aficiones es tan impactante como justa. Todos esperamos que Salvador se salve. Yo anoche dormí triste, intranquilo, por que estos funestos acontecimientos suceden a diario y la respuesta sigue siendo lenta y el combate insuficiente. Sinceramente creo que lo que un futbolista haga en su tiempo libre –siempre que sea en el marco de la legalidad y la normatividad- debe ser totalmente respetable. Así como no se le puede criticar por jugar videojuegos en lugar de leer un libro de literatura o historia, ni se le puede exigir donar su dinero a alguna organización caritativa en lugar de comprarse una nueva propiedad. Los futbolistas se dedican a practicar el deporte más hermoso y pasional del planeta. Los análisis como en un partido, se hacen al final. La lucha de los medios de comunicación por atraer mayor audiencia, debe de ser siempre bajo los parámetros de responsabilidad. Hagamos de nuestros juicios, reflexiones coherentes y productivas. Demos el real valor a cada cosa que sucede en nuestra vida. Seamos justos y no nos sintamos los dueños de la verdad. Entendamos que nosotros no somos esas estrellas que brillan, y en cambio sí somos los que regimos nuestro propio destino (el futbol es un pasatiempo, una pasión). Te deseo la mejor de las suertes Salvador, de corazón espero que como tú mismo sentenciaste, de ésta puedas salir, y bien librado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas