El 11 de junio

Es el juego más importante. El primero del Mundial y ante una Selección muy poco conocida. La local y de la que podría depender la suerte de la Selección Mexicana.

Es el juego más importante. El primero del Mundial y ante una Selección muy poco conocida. La local y de la que podría depender la suerte de la Selección Mexicana en la experiencia más importante de cada 4 años. Me sigue dejando intranquilo el ambiente de extremo optimismo que rodea al Tri previo a la Copa del Mundo. Escuchar decir que los rivales son accesibles, me hace recordar los triunfalistas pronósticos de aquella catastrófica actuación en 1978. El que sólo Senegal se tenga en la mira para la preparación rumbo al debut, me hace entender cierta inestabilidad en la Comisión de Selecciones Nacionales. Las dos ocasiones en las que nuestro equipo representativo se ha enfrentado a una escuadra africana no han dejado un buen sabor de boca, en las experiencias mundialistas: La derrota ante Túnez en Argentina 78 y el empate sin goles ante Angola en Alemania 2006. Si bien Sudáfrica no pertenece a la élite del balompié internacional, debemos entender que el desconocimiento podría significar el peor enemigo. Además y como para ponernos más nerviosos, cuando México se enfrenta ante rivales de poca monta, han ocurrido sorpresas poco agradables. El partido más importante es el siguiente y ese es ante Sudáfrica. No podríamos esperar hacer la "hombrada" ante Francia o Uruguay si no se asume con seriedad el primer obstáculo. Especialmente hoy, que nuestro equipo nos ha dejado tantas dudas. La semana pasada platicaba con un integrante de la Selección Mexicana de 1994. Esa que quizá tenía más calidad (desde el arco, defensa, media cancha y delantera) y al preguntarle nervioso si cabía en los pronósticos el que México no calificara a la segunda ronda, me respondió tajante: "Lo que pareciera no caber es pensar en una segunda fase sin Sudáfrica". Ellos cuentan con el ambiente a favor, aunque sus jugadores no sean reconocidos internacionalmente (por ahí 4 que juegan en la Premier League como Mokoena, Dikgacoi, McCarthy y Pienaar) y con un entrenador que ha sido ya Campeón del Mundo (aunque en otro escenario y otros jugadores, Parreira en el 94). Me gusta el optimismo. Claro que debe llegarse con la idea de que en la cancha le puedan ganar a cualquiera, pero decir que Francia está viejo como equipo y que no es de preocuparse porque llegó accidentalmente es taparse los ojos con figuras de la talla de Henry, Ribery, Abidal, Benzema, Anelka y Diarra. Es cierto que ante Uruguay pinta como un duelo más parejo, pero no se puede menospreciar a los charrúas porque sus títulos mundiales hayan sido hace 60 años. A pesar de los buenos resultados en los últimos enfrentamientos ante los celestes, las figuras ofensivas como Diego Forlán, Luis Suárez, Diego Lugano y Sebastián Abreu, no son poca cosa. Un Mundial es un torneo corto y perder un solo partido podría significar la despedida. No ganar, complica el camino. Por eso, yo preguntaría ¿Qué tan consciente está México de los rivales que enfrentará? ¿Llegará más fuerte que ellos para el 11 de junio?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas