El 'Jefe' manda

Gran figura como jugador, es también uno de los ejemplos a seguir en la Dirección Técnica. Temperamental y genial, ha sabido esperar su momento para demostrar que sí vale y que a veces...

Gran figura como jugador, es también uno de los ejemplos a seguir en la Dirección Técnica. Temperamental y genial, ha sabido esperar su momento para demostrar que sí vale y que a veces un buen entrenador mexicano sólo necesita tiempo y la confianza de su Directiva. Por supuesto que el tema obligado debía ser el gran momento de las Chivas (por lo menos hasta que las podamos seguir llamando así, y sino les cambian el mote). El juego atractivo y los resultados implacables de las 5 primeras fechas. La consolidación aparente del máximo goleador en este campeonato y la justicia para el entrenador en turno, que demuestra ser el bueno (y quien durante mucho tiempo esperó la oportunidad). El "Güero" Real, vino por fin a guiar a su Rebaño. Pero quiero enfocar mi comentario en otro equipo que también juega muy bien. Que no hace mucho, regresó al entrenador que les hizo recuperar la mística y el rumbo. Tomás Boy está demostrando otra vez su calidad como Director Técnico. Llegó a los Monarcas, esperando hacer combustión en la necesidad mutua que requerían (el Morelia lo necesitaba a él y el equipo purépecha parecía ser el mejor escenario para recuperar su lugar en la baraja de entrenadores aztecas).

Yo nunca estaré en contra de los extranjeros que llegan a aportar, los que brillan, los que trabajan seriamente desde el primer día y desquitan la plaza de foráneo, pero sigue sin gustarme la forma en la que los dirigentes de nuestro balompié continúan "congelando" a personajes de valía, para traer de afuera a hombres sin nombre. Tomás Boy ha sido uno de esos casos de los entrenadores que por falta de trabajo en la banca, ha tenido que colaborar en los medios de comunicación. Siempre con un aporte interesante, aunque con la vista clavada en su verdadera función (trabajo en cancha). Después de un tiempo sin dirigir, el Atlas lo llamó como relevo. Pero en las primeras de cambio, le movieron el tapete. Fue cuando en noviembre del 2007, la Directiva rojinegra contrató a Claudio Vivas como Director Deportivo. En aquella ocasión yo escribí en Medio Tiempo mi inconformidad por darle manga ancha a un personaje que no tenía experiencia en la función que realizaría, comentario por el que me llevé muchas críticas en este foro, aunque al poco tiempo los resultados me hicieron ver que no estaba tan equivocado. Vivas, que utilizó al Atlas para revalorarse, los dejó al poco tiempo (después de meter a Brindisi y a algunos jugadores) y se fue a dirigir a Argentina (por cierto ayer lo cortaron de la banca del Racing). Así como cuando llegó Humberto Grondona para encargarse de las Selecciones Menores en la FMF. Un petardo del que ya nadie se quiere acordar (teniendo perdidos a gente de enorme valía como José Luis Arce o el mismo "Güero" Real, que ahora tan de moda está). Y como esos casos tenemos muchos, sólo basta ver lo que hicieron los Jaguares la semana pasada al correr al "Flaco" Tena trayendo a Marini, ilustre desconocido (aunque sepamos que fue Auxiliar del "Tolo" Gallego) y sin las credenciales aparentes para triunfar, a priori, en la Selva Chiapaneca (quizá me equivoque y así como en el caso de Vivas, tampoco tengo nada en contra suya, más bien mi crítica es para los Directivos). Todos estos ejemplos los menciono, porque me da aún más gusto ver como un entrenador con historia, trabajo y esencia en nuestro balompié está demostrando que lo único que él necesitaba era la confianza de su dirigencia. Zapatero a tu zapato y aunque Tomás  Boy lo hizo muy bien como comentarista, está claro que en donde mejor manda el "Jefe" es en la cancha. Y ojalá por la afición michoacana que los Monarcas logren trascender también en la Copa Santander Libertadores.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas