Cantera mata cartera

Una vez más el futbol se impone al billete. De nuevo la calidad y la identidad hacen una combustión dificil de superar.

Una vez más el futbol se impone al billete. De nuevo la calidad y la identidad hacen una combustión dificil de superar. El Barcelona volvió a ser Campeón, y aunque el Real Madrid haya sumado 31 victorias (en 38 partidos) superando la marca de los 100 goles anotados se quedó con las manos vacías, pese a gastar una fortuna contratando refuerzos espectaculares (Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema y Pellegrini, principalmente). Pasa en cualquier deporte. En el béisbol, los Yankees apenas consiguieron el título en la Serie Mundial la temporada anterior (primera desde el 2000) aún cuando hayan invertido tanto dinero en la década pasada. Y por ejemplo, equipos como los Chicago Cubs, suman ya 102 años sin campeonar, a pesar de que en las últimas tres temporadas se hayan “endrogado hasta el cuello” con contratos fuera de serie (más de 300 millones de dólares). La identidad es básica al buscar éxito en el deporte. El Barça, hoy es mejor que el Madrid, gracias a que sus jugadores creen en su estilo (creado en casa). En México, otra vez las Águilas terminaron desplumadas (literal, porque gastaron un dineral) y ni juegan “bonito” ni festejan títulos. Carecen de identidad y aunque sus jugadores se “engallen” defendiéndose ante los micrófonos, sobre la cancha siguen sin emocionar(se). Las Chivas los siguen superando.   Por ahorrar en refuerzos, en el Guadalajara abrieron las puertas a los jóvenes de sus Fuerzas Básicas y los resultados les han dado la razón: Futbolistas de exportación (Salcido, “Maza”, Bravo, “Chicharito” y seguramente pronto Magallón) y momentos gratos (Campeones en el Apertura 2006 y ahora ante la oportunidad de meterse a otras Semifinales de la Copa Santander Libertadores). Me recuerda al Cruz Azul cuando disputó el título continental ante Boca Juniors en el 2001, basados en “chavos” hechos en La Noria (y refuerzos bien pensados como Cardozo y Almaguer). El estilo propio, el convencimiento y la identidad, son las características que todavía hacen ganar en el deporte más mercantilizado del mundo.   Ojalá que al Tricolor también se le acomode el panorama para sorprender en la Copa del Mundo, conscientes de que su técnico domina las fortalezas propias de nuestros futbolistas. Ojalá que el “Vasco” y los 23 se presenten con el desparpajo propio de un novato, que intenta hacer borrar a las figuras consagradas. Demostrar (cuando no se ha ganado nada) que la cantera mata a la cartera.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas