Los motivos de un entrenador

Su tarea es tomar decisiones, aunque muy pocas veces puedan elegir su destino.

Su tarea es tomar decisiones, aunque muy pocas veces puedan elegir su destino.

Ciertamente son una raza aparte. Los hombres que dirigen a un equipo de futbol se mantienen ligados al deporte que más aman, demostrando lo que saben y apostando a que la suerte no los abandone.

Creo que sufren más desventajas que favores. En cualquier nivel, el entrenador vive con zozobra y esperando el momento de decir adiós (aunque con la esperanza grande de que el éxito se les cruce antes en el camino).

La inmensa mayoría son ex jugadores, que al no poder desprenderse del estigma que los motiva, tienen que irse a la banca con un mayor prestigio, pero con un menor blindaje.

En México la baraja es amplia, pero el juego limitado. La vorágine resultadista corta cabezas cada seis meses (casi un 40 por ciento de los equipos cambian de entrenador de un torneo a otro).

¿Qué es lo que motiva entonces a los que deciden entregar su vida a formar equipos y buscar victorias?

El “Rey por un día” tan común en el balompié actual, se agudiza cuando de Directores Técnicos hablamos. Hay poca durabilidad sobre la cancha y menos aún sentados en la banca (no todos son el 'Tuca' Ferretti). Los técnicos son vulnerables a todos (Directivos, prensa, aficionados, y desde luego jugadores) por eso, llama tanto la atención cuando las decisiones que se toman provienen de ellos mismos.

¿Por qué el 'Vasco' tomó a la “papa caliente” del Zaragoza y no espero unos meses a una mejor oportunidad? ¿Por qué Vucetich rechazó al Tricolor en el momento perfecto, cuando la oportunidad quizá no vuelva? ¿Por qué Hugo Sánchez no dirige? ¿Porqué De los Cobos se fue a El Salvador y cuando pedían que se quedara prefirió probarse en la MLS? ¿Por qué Bielsa se va de Chile?

Hoy, Javier Aguirre, después de pasar del heroísmo a la traición (en solo 14 meses) al frente de la Selección Nacional, vuelve a la Liga que lo hizo ver bien, sólo que con una tarea mucho más complicada incluso que hace ocho años.

Si el 'Vasco' no puede levantar el barco semi hundido del Zaragoza el fracaso estará consumado y muchos que gozan con las criticas al caído, se deleitarán señalando al otrora orgullo nacional como el principal derrotado. Pero si Aguirre logra conducir al cuadro maño a la salvación, estoy convencido de que muchos lo ignorarán. Quizá hasta lo minimicen.

Le ocurrió a Hugo Sánchez cuando mantuvo al Almería en la Máxima Categoría y por aferrarse deportivamente al mismo modesto equipo tuvo que aceptar un cuadro aún más debilitado (cuando salió el goleador Negredo) y al año siguiente lo echaron. Muy pocos le dieron mérito al “Pentapichichi” en su paso como entrenador en España.

Estos riesgos que parecerían extremos y en los que desde nuestra óptica (tan trillada y mercantilizada sobre la búsqueda efímera del éxito) no tienen mucho que ganar, porque carecen de “punch” (Si lo salva del descenso muchos pensarán que no tiene tanto mérito), pero son aceptados porque algunos entrenadores “locos” buscan saldar cuentas pendientes.

A veces, con decisiones inexplicables para los ojos ajenos, pero muy lógicas y entendibles para los propios.

Como Vucetich y su negativa a la Selección Mexicana, después de sembrar durante 20 años de entrenador y prefiriendo llevar sus mejores herramientas al terreno más fértil y en el que mejores frutos cosechará (los de verdad).

Victor Manuel Vucetich es un técnico equilibrado, prudente y sereno, pero (desde mi particular punto de vista) como ser humano demostró ser mucho más decidido al ejecutar sin dudar de forma eficiente, no se anduvo por las ramas y apostó por ganar goleando. Y es que hacer a un lado la oportunidad laboral más importante de su vida para hacerle frente a lo verdaderamente trascendente de su existencia (sus hijos y familia) sólo lo hace un tipo que sí quiere hacerse grande.

Casi siempre las decisiones que rodean la carrera de un técnico se toman de manera unilateral (por lo general de afuera hacia a dentro, de otros programando sus destinos), por eso cuando estas decisiones unilaterales cambian de emisor y las provocan ellos mismos llaman tanto la atención, aunque lo único que ellos pretenden es elegir por sí solos su camino.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas