Hacer equipo

Siempre que inicia un nuevo año, los deseos y propósitos invaden nuestra mente. Todos esperamos algo nuevo, aunque creo que lo que está por venir sólo es resultado de lo que ya se inicio.

Siempre que inicia un nuevo año, los deseos y propósitos invaden nuestra mente. Todos esperamos algo nuevo, aunque creo que lo que está por venir sólo es resultado de lo que ya se inicio anteriormente.

Desde luego que hay que intentar mejorar a conciencia para poder de crecer, la pregunta es si de verdad detectamos nuestras debilidades.

Hablando de nuestro futbol, la expectativa de los primeros días se enfoca siempre en ver ¿qué equipo contrató más refuerzos para el siguiente torneo para ver cómo le cambiará la cara en los siguientes seis meses? Como si todo sucediera como por arte de magia ¿Quién se va a dónde, y por qué tal o cuál club gastó no gastó dinero para engordar las listas nominales de sus plantillas?

La fácil alternativa de abrir la chequera (los que la tienen) e intentar demostrar al público que se hizo lo correcto (sino hay buenos resultados, se lavarán las manos argumentando que la inversión se realizó).

Creo firmemente que para este 2011, en México deberíamos volver a las bases más rudimentarias del futbol y hacer equipo.

Si América gasta para traer jugadores que puedan con el paquete de los dos torneos. Si Chivas no contrató a nadie y Vergara se quiere ahorrar su billete. Si el Cruz Azul por fin afinó la máquina para terminar con la sequía que ya enferma a sus seguidores. Si los Pumas se esperan para mantener intacta su filosofía (aunque muchos aún no entienden). Si Santos podrá sacarle mejor jugo a los que tiene, o si los Tigres ahora si podrán pegarle a los Rayados que en los últimos años se les han adelantado.

Los refuerzos, cuando son de calidad y llegan con la firme intención de triunfar, siempre benefician, pero no nos podemos olvidar de los ejemplos positivos de clubes mexicanos que se la han jugado con sus jóvenes: en su momento Atlante, dando oportunidad a chavos sin experiencia y técnicos debutantes (“Piojo” Herrera y “Profe” Cruz). Las Chivas moviendo su cantera para rejuvenecer la sangre rojiblanca (quizá si hubieran contratado a algún delantero de renombre en los últimos torneos, el 'Chicharito' Hernández nunca hubiera podido brillar y emigrar).

Muchos cuestionan si el plantel águila es suficiente para afrontar dos torneos (Clausura 2011 y Copa Santander Libertadores) y habría que recordarles que en el año del Mundial en Corea y Japón, salieron campeones en México y semifinalistas en la Libertadores 2002 aún con las bajas de los seleccionados, consolidando entonces a los jóvenes que después se hicieron titulares ( “Gringo” Castro, Raúl Salinas y Christian Patiño entre otros).

Necesitamos entender que sólo haciendo equipo y produciendo talento propio, nuestro balompié irá creciendo paulatinamente y no buscando el éxito por generación espontánea.

¿Qué importa si no se contrata a nuevos refuerzos si lo que menos hay hoy es dinero, y en cambio se abre la puerta a los jóvenes que sueñan con hacerse titulares firmes y figuras que urgen?

Si de verdad queremos festejar deberemos sentar las bases de lo que queremos. Hace unos días, un joven de 18 años me dio una lección, me dijo algo que me gustó y emocionó aunque en otro contexto, es aplicable siempre al futbol: “debemos dejar de pensar en la competencia para crecer en la cooperación” y eso creo que nos dará mejores resultados.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas