Pretemporada y torneos de verdad

Dicen que la pretemporada marca el rumbo de un equipo. Si es buena, podrá competir pero si es mala, estará destinado al fracaso.

Dicen que la pretemporada marca el rumbo de un equipo. Si es buena, podrá competir pero si es mala, estará destinado al fracaso. En medio de uno de los veranos más intensos en actividad futbolera, arranca de manera temprana el Apertura Mexicano, aunque los equipos ya tuvieron 2 meses de receso para coordinar el descanso con el trabajo previo al torneo. En estos dos últimos meses los mexicanos han sido los más exigidos, ya que después de terminar con los compromisos de las ligas locales en México y en Europa se afrontaron torneos de Selecciones como Copa Oro, Copa América, además de iniciar el próximo fin de semana el Mundial sub 20 (sin contar con el sub 17 en el que participan jugadores que no son aún de primera división y el Mundial Femenil en el que la mayoría de las futbolistas juegan afuera de nuestro país). Además de haber disfrutado de sus ºvacaciones largasº los clubes aztecas tienen la gran ventaja de que en este próximo semestre sólo se enfocarán en el Apertura, ya que como sabemos la Sudamericana ya no es parte de nuestro calendario y no hay Libertadores (claro que viene el torneo de CONCACAF pero ese es en el que los equipos debutan chavos y juegan con equipos alternos hasta las instancias finales). En este sentido sólo el Monterrey deberá pensar en el Mundial de Clubes (el torneo más incómodo de la desquiciada calendarización de la FIFA) pero será hasta el mes de Diciembre. En los últimos días tuve la oportunidad de comprobar como trabaja un club de élite y de entender por que son tan importantes en el ámbito internacional (además obvio de la calidad de sus jugadores y entrenadores). El Manchester United con todas sus estrellas (excepto una) trabajó seriamente en una gira estadounidense de la que seguro sacó el provecho deseado. Después de coronarse en la Liga Premier y de disputar la final en la Champions, jugadores como Rooney, Bervatov, Evra, Owen y compañía iniciaron su trabajo serio en lo que significa una verdadera pretemporada, después del entrenamiento físico han iniciado con un poco de futbol. Enfrentaron y golearon (como era de esperarse) a 3 equipos de la MLS en plena temporada regular. El nivel de estos clubes apenas les sirvió para estirarse un poco y ºsacudirse la modorraº post-vacación. Pero esta gira que algunos vincularían exclusivamente con un interés comercial en la Unión Americana, tiene que ver mucho más allá que la intención de agenciarse unos billetes verdes. La pretemporada la realizan como debe ser, de menos a más, para después pensar en lo grande -independientemente de lo que realizan como labor social intentando expandir los valores deportivos y humanos a través de clínicas de apoyo a niños y jóvenes con capacidades diferentes, una filosofía de salud que pocas veces los medios de comunicación enaltecemos-. Y al hablar de la única estrella que no jugó esos 3 partidos de exhibición (en los que se llenaron los estadios en Foxboro, Seattle y Chicago) brilla lo benéfico de anteponer el plano deportivo a todo lo demás. Javier Hernández apenas se reportó en Nueva York después de gozar de unas intocables vacaciones por orden expresa del director técnico más importante del planeta, Sir Alex Ferguson. Cuando muchos aseguraban que solo por cumplir compromisos de mercadotécnica el ºChicharitoº debía presentarse en esta gira satisfaciendo a la enorme comunidad mexicana que atiborró cuanto lugar piso este club, resulta que lo único que al Manchester United le importó fue respetar a su delantero estrella, quien tuvo un desgaste extemporáneo al del resto del plantel por la participación con el Tri en la Copa Oro. Yo no se cuándo en México veremos un respeto similar a este, con un jugador (si es que algún día se llega a dar) y no sólo lo digo por dirigentes o entrenadores, sino por los mismos futbolistas, aficionados y reporteros que de pronto no ºenganchamosº viendo ºmoros con tranchetesº . Muy probablemente en México los directivos le hubieran cortado las vacaciones para aparecer con los patrocinadores, o los mismos aficionados y reporteros podríamos haber empezado a especular sobre canonjías o elucubraciones sobre algún inexistente conflicto interno. No cabe duda que el que es GRANDE, MUY GRANDE lo demuestra siempre y con hechos, en cualquier terreno (y no solo en campañas publicitarias). Y hablando de pretemporadas y trabajos previos, le deseo la mejor suerte a Pavel Pardo a su llegada como refuerzo al Chicago Fire en la MLS. Pavel, sin duda ha sido uno de los mejores futbolistas mexicanos de la última década y un hombre inteligente, comprometido y con mentalidad triunfadora. Aunque ahora llega a un equipo que marcha en el último lugar de su conferencia, en una tarea que resultará complicada para este talentoso y entregado mediocampista azteca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas