¿Justos con Justino?

¿Los héroes son, los imaginamos o los inventamos? Y los villanos, nos dañan o los juzgamos según la óptica de los demás?

¿Los héroes son, los imaginamos o los inventamos? Y los villanos, nos dañan o los juzgamos según la óptica de los demás?

En mi comentario anterior destaqué la necesidad de que los dirigentes sepan lo que hacen. Que tengan un plan, estilo y que ejecuten con eficacia para servir como cabeza de una empresa sino, solo ocuparán sólo un espacio en el organigrama.

Se cumplieron ya 5 años del trabajo del actual presidente de la FEMEXFUT y siguiendo los últimos procesos, Justino Compeán, podría estar en la recta final de su labor (Alberto de la Torre duró un sexenio).

Hay quien asegura que tras la vergonzosa salida (y peor etapa) de Jack Warner como presidente y la despedida adelantada de Chuck Blazer como Secretario, Justino podría comandar la CONCACAF (inventada por los mexicanos hace 50 años y misma que en la últimas dos décadas “peló los dientes” a los representantes de nuestro futbol). 

Yo estoy convencido en que la guerra política de nada le sirve a la cancha, pero creo que igual desgasta.

Si echamos un vistazo a los últimos años, nuestro representativo nacional rumbo a Sudáfrica 2010 sufrió un camino turbulento y lleno de traspiés, aunque quizá después pudo asimilar en algo esa experiencia.

Después de los primeros intentos a nivel local, la creación de torneos juveniles ha servido para que los clubes fogueen a su talento (similar o mejor que los torneos de reservas de antaño). Hoy los prospectos de entre 16 y 20 años presumen “más cancha”. 

El intento de producir mejor talento no está completo aunque México ha demostrado trabajar bien con los jóvenes que anhelan convertirse en futbolistas profesionales (sería interesante que los avances no retrocedan y se apoyen para que permanezcan más reglas como la del 20-11 que finalmente sirvió para hacer aparecer en el mapa a algunos muchachos talentosos).

El segundo Campeonato mundial Sub 17, el título Panamericano y el tercer lugar mundial Sub-20, demuestran que materia prima no es lo que falta y refuerza la necesidad de continuar con la preparación aunque la decisión final de muchos Clubes sea lamentablemente la de amarrarlos con el grave riesgo de desperdiciarlos.

México, volvió a coronarse en la Copa de Oro consecutivamente (2009 y 2011) y ha ido tanteando terreno internacional  (continuado desde 1993 cuando que salió del callejón).

Y hasta los “accidentes” han sido –creo-  tratados mejor que antes:  El clembuterol fue reconocido y avisado, buscando una solución que finalmente resultó satisfactoria (los únicos que no eran culpables eran los jugadores en un problema claro de contaminación, “certificación” y corrupción de “otros”).

Si acaso 3 problemas continúan latentes: 1) la indisciplina y educación, que habrá que mejorar en nuestro país, no solo en el futbol. 2) Los brotes de violencia en los estadios, que con la ayuda de las autoridades gubernamentales puedan hacer desaparecer (que los poderes legislativo y judicial actúen severos en escenarios públicos). 3) Y el formato competencia en  la Primera División, ya que seguimos enfrascados en la misma discusión sobre si es “parejo hacia arriba” o “parejo hacia abajo”.

Esta reflexión no pretende defender ni atacar a nadie, simplemente invitar a que se analicen todos los elementos para emitir una opinión sobre los procesos de nuestro deporte hoy y particularmente sobre las personas que pueden representar a nuestro país en el ámbito internacional futbolero.

¿Y tú cómo ves a Justino?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas