Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
oguzman

El saco de Messi

Martes 8 de Enero del 2013



Exuberante, moderno, fuera de lo común. Como sea, fue lo de menos, aunque sirve de buen ejemplo. Cuando ya no juegue como juega, al que intente sucederlo le quedará muy grande (el saco y el sitio).

El atuendo que presentó Lionel en la gala de la FIFA llamó la atención mundial, aunque lo más atrayente siempre será verlo en una cancha. Reiterar que este “fuera de serie” es el mejor del mundo (y no sólo de Europa) hace mucho que dejó de ser noticia.

Yo sigo creyendo que en la historia, Pelé y Maradona son casos aparte, han sido los grandes gigantes, aunque este “sastrecillo valiente” les está dando pelea.

Para bien o para mal, la cuenta aún pendiente por levantar la Copa del Mundo seguirá “haciendo mosca” (aunque hoy por hoy, Messi ha hecho todo lo necesario para estar junto a estos dos semidioses futboleros).

Para mí, Pelé sigue teniendo un lugar único, hasta arriba. Hacía todo bien (con los pies y la cabeza, literalmente). Fue parte y figura de tres Campeonatos del Mundo para Brasil (aunque en el ’62 apareció la lesión). Yo sí creo que “El Rey” se cuece aparte.

Diego fue un genio. El único que hizo sólo la diferencia para celebrar colectivamente un título mundial. Sin Maradona, Argentina no hubiera ganado en el ’86 y no hubiera llegado a la Final del ’90. Él hizo al Napoli. El “Pelusa” fue el antifutbol (lo digo metafóricamente porque el futbol es asociación y Maradona sólo podía con los contrarios). Como Diego no habrá otro.

Pero Messi tiene algo diferente. Dribla, pasa, asiste, genera, gusta, se gusta y anota. Es el jugador más desequilibrante que he visto después de los dos antes citados. A los 25 años ha ganado lo más importante a nivel de clubes, aunque claro, le falta celebrar con “La Albiceleste” en el torneo de Selecciones más trascendente. Pero ojo, hoy el futbol es diferente. Los jugadores élite juegan 70 partidos cada 11 meses. No como antes que el máximo anhelo era poder brillar en un Mundial cada cuatro años con su equipo nacional (por encima de las Ligas y Copas).

Messi ha ganado todo lo individual que ha podido en un corto lapso, y en el club, ese equipo del día a día, se ha hecho leyenda.

Podríamos hablar, escribir y discutir lo que ustedes quieran pero para que otro lo desbanque “le ronca”, no se ve ni fácil ni próximo (entendiendo que la salud lo acompañe). Claro, siguiendo la frase que reza y que tanto bien le haría al futbol en caso de que hubiera más especies como él, entonces yo diría (seguro que no sucederá fácilmente): “Al que le quede el saco, que se lo ponga”.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios