Billetazos y grandeza

En este espacio siembre he tratado de debatir acerca de los aspectos principales que hacen a un club ser grande así como la factibilidad para que una marca regional crezca a la categoría de nacional.

En este espacio siembre he tratado de debatir acerca de los aspectos principales que hacen a un club ser grande así como la factibilidad para que una marca regional crezca a la categoría de nacional. ¿Cuál es el secreto? ¿Qué elementos se requieren? Las teorías son tan amplias que dan para escribir al menos un par de libros al respecto, sin embargo, hago aquí una pausa para hacer una breve reflexión. En la ciudad de de Manchester Inglaterra, El "City" como son conocidos los celestes de esa población británica, había sido el club grande y más querido por encima de los hoy poderosos Diablos Rojos. No fue sino hasta que en los últimos 40 años el United comenzó su escalada mundial y con él, el Manchester City pasó a ser un club tan querido como regional. Ahora con la adquisición del club por parte de inversionistas extranjeros, pareciera que los "Blues" quieren ser grandes a punta de billetazos, de hecho, el Man City ha efectuado una gran inversión para intentar ser un verdadero contendiente, ganar la Premier y convertirse en uno de los 'gigantes' del Viejo Continente después de gastarse casi 112 millones de euros en fichajes que le sitúan en ese apartado como uno de los líderes europeos, tras el Real Madrid. Por segunda temporada consecutiva los "citizens" no han reparado en gastos y buscaron pólvora fina para su esquema de ataque: el argentino Carlos Tévez, el togolés Emmanuel Adebayor y el paraguayo Roque Santa Cruz. Con esta delantera bien armada, el entrenador del Manchester City, Mark Hughes, contará también con la aportación del portero Stuart Taylor, el centrocampista Gareth Barry y el marfileño Kolo Habib Touré, que sumados a sus "estrellas" ya consagradas, Robinho entre ellas, dotan de un enorme potencial a la plantilla del equipo inglés.   Esta historia la hemos visto en numerosas ocasiones, es decir, la del equipo chico que a punta de billetazos quiere ser grande. Pero aún cuando fuera Campeón de la Premier, ¿eso lo haría necesariamente construir el camino para empezar a ser grandes? Definitivamente no. La grandeza de un club va mucho más allá de ligar dos o tres  campeonatos. Ésta se construye por cuatro elementos principales: Logros Deportivos, autenticidad, historia y jugadores mediáticos. El caso del City es el típico del nuevo rico que bajo el riesgo de elevar a cantidades insospechadas sus deudas, pretenden dar el paso para convertirse en un protagonista no sólo británico sino mundial. En pocas palabras, pretender ser el nuevo Chelsea. Y si este ejemplo lo trasladamos a nuestra región cuatro, aquí tenemos el caso del Pachuca que en los últimos 12 años han luchado con todo en aras de convertirse en uno de los "grandes" de nuestro futbol. Los Tuzos han levantado campeonatos al por mayor e inclusive son el único equipo Mexicano con un título en competencia de la CONMEBOL. ¿Ha sido suficiente? Desde luego que no. Por más esfuerzos que hayan hecho, los Tuzos siguen siendo una gran marca regional y nada más. Inclusive en cuanto a número de seguidores, continúan por debajo de equipos como Atlas, Toluca y hasta Santos. Sin importar sus campañas de publicidad para tratar de convencernos de que Pachuca mata todo, ganarse el corazón de la gente no es nada más cuestión de anuncios en televisión o espectaculares callejeros. En muchos casos, la grandeza de un equipo no está hecha ni a base de grandes inversiones ni en función de campañas de publicidad. Estos pueden ser elementos importantes más no determinantes para forjar una marca dentro del futbol. La historia se construye de manera diaria en base a los factores arriba señalados y usualmente lleva lustros, o decenas de años para de a poco, convertirse en referentes en sus respectivos países. La única manera para que el Manchester City y el Pachuca sean grandes, será mediante una constancia en sus esfuerzos así como una línea ascendente para que nuestros nietos si acaso, sean los que vean esos resultados. En ambos casos, están lejos para estar a la altura de los mediáticos de sus respectivas ligas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas