Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
Edgardo Codesal

Análisis arbitral de la Jornada 14

Lunes 15 de Abril del 2013



Esta jornada, lamentablemente destacó por una serie de partidos donde los penales no marcados fueron la tónica de lo acontecido dentro del campo, y por otra parte las planchas arteras que en la mayoría de los casos sólo fueron sancionadas con muy tibias tarjetas amarillas. Lo cierto es que aunque sí molesta mucho el hecho de que desde aquí estemos señalando semana tras semana  errores arbitrales importantes y que escribamos pocas felicitaciones para los hombres que deben de impartir la justicia deportiva dentro del campo de juego; lo cierto es que sus actividades dejan mucho que comentar al respecto siendo más lo negativo que lo positivo.

Empecemos por lo más agradable, que es remarcar lo que algunos hicieron bastante bien. Por ejemplo, el trabajo arbitral de César Ramos en San Luis-Atlas quien además acaba de dirigir la Final del torneo de Copa MX de manera excelente. César es un hombre joven que tiene ya unos 12 años, llegó de Culiacán a Cuernavaca, Morelos, guiado por su amor al arbitraje y así poder estar más cerca de la instrucción en el DF.

En principio es una gran persona, honesto, muy disciplinado y trabajador y eso le ha dado grandes frutos. Creo sin lugar a dudas que es el árbitro del momento superando a muchos, inclusive a varios de los internacionales. Tiene además una buena personalidad que despliega en el campo en beneficio del orden de la disciplina de los jugadores. Se desplaza muy bien dentro del campo y sigue de cerca las jugadas en base a gran condición física, elemento indispensable para un buen trabajo arbitral. Se pedía, en una jugada de falta al borde del área del local al minuto 36 del primer tiempo sobre el “Conejo” Brisuela, la tarjeta roja para el infractor, pero en realidad todavía venía cerrando Muñoz Mustafá y estuvo en lo correcto al sólo mostrar la amarilla. Le dio fluidez al juego y se dedicó a marcar cuando la falta sólo favorecía al infractor, controló el ímpetu de los jugadores con algunas tarjetas amarillas muy oportunas como la de Juan Cuevas al 17’ o la de Paganoni al 71’ de igual forma y mostrando consistencia en su tarea. Enhorabuena para César y ojalá la Comisión que ha acertado en sus designaciones lo siga apoyando de igual manera.

En lo que no acierta la Comisión es en las designaciones de gente como Antony Zanjuampa, que aunque suena muy dura, no tiene al igual que algunos otros, la capacidad técnica y la personalidad para estar en la Primera División. Los jugadores hicieron lo que quisieron en el campo y se dieron el lujo de reclamar todas las decisiones, empezó con un penal no marcado en contra del Cruz Azul por mano dentro del área por un defensor que se avienta como portero de manera deliberada para tapar el tiro y en ese caso aunque el balón le golpee en la mano se debe de considerar que su intención fue tapar el tiro con cualquier parte del cuerpo y lo logró con el brazo. Luego el  juego brusco grave de Alejandro Castro en el 66’ que era de roja directa y quedó en simple amarilla.

Luego la expulsión de Pellerano  al 69’ por doble amarilla pero que se la había ganado desde hacía mucho tiempo antes, con golpes por doquier y protestas de todo tipo. Total que fue un desorden, producto de su propia incapacidad que vengo señalando desde que apareció en Primera División.

Los dos penales de Toluca contra Santos en el primer tiempo no señalados por Erim Ramírez que no se puede consolidar tampoco el último contra el “Cepillo” Peralta clarísimo. El penal enorme que Roberto García no marca contra Querétaro de “Matute” García contra el chileno Mancilla.

Roberto los ve pero no se anima a marcar contra los equipos que se juegan el descenso para que no lo acusen directamente a él. Una lástima porque está echando por la borda su posible designación al Mundial. En el América-San Luis hizo lo mismo en clarísimo penal contra Raúl Jiménez en el minuto 93 de juego. O el otro penal que el polémico Peñaloza no marca contra Pachuca por falta del portero Cota contra el Monterrey en el minuto 31’ del primer tiempo y se quedó mirando a su asistente a ver si por ahí él si le marcaba. O las sendas planchas que meten en Puebla-Jaguares  y en el León-América de Edwin Hernández apenas al minuto 11’ de juego; que se quedan en simple amarillas cuando eran rojas más que evidentes. Pero lo que sí es evidente, que éstas deben de ser órdenes desde arriba, sino no se explica que todo esto suceda. Hay que expulsar lo menos posible, ni modo.

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios