Hubo mano negra

Hace unas semanas, Rafael Márquez provocó revuelo al reconocer que sus intenciones por comprar la franquicia del Atlas se vieron frustradas porque en el Futbol Mexicano había "Mano Negra".

Hace unas semanas, Rafael Márquez provocó revuelo al reconocer que sus intenciones por comprar la franquicia del Atlas se vieron frustradas porque en el Futbol Mexicano había "Mano Negra".

¿Cuántas veces hemos mal pensado sobre algunas decisiones de los directivos que afectan al balompié azteca y que quizá con el tiempo se olvidan?

Anoche, en el programa de televisión de Cuauhtémoc Blanco, se dio a conocer la versión de Leo Beenhakker en la que aparentemente explicó su salida intempestiva de la Dirección Técnica del América hace 15 años (tras haber encaminado al equipo de Coapa al supuesto objetivo y filosofía sobre jugar bien y bonito, brindando espectáculo, goles y victorias).

El prestigioso entrenador holandés aseguró haber recibido presión de la Directiva águila para no alinear, en aquel entonces, a uno de sus hombres de confianza (Joaquín del Olmo) por sufrir diferencias económicas con los de pantalón largo. Al parecer Beenhakker no accedió y basándose en sus principios deportivos antes que en alguna sumisión laboral, puso a jugar a del Olmo, lo que le terminó costando el puesto.

Pareciera ser el clásico ejemplo de lo que muchas veces hacen los dirigentes tirando a la borda el trabajo deportivo con tal de cumplir caprichos o ambiciones. Desde ese momento a la fecha, el América no ha vuelto a llenar el ojo (a pesar de los campeonatos conseguidos en el 2002 y 2005).

Algo similar hicieron los mismos directivos águilas con el equipo de una década anterior, cuando desintegraron la temible ofensiva que rompió marcas de goles anotados, victorias y puntos (a Batata, lo orillaron a irse a probar suerte al experimental futbol estadounidense por la misma avaricia de los de pantalón largo, mientras que a Norberto Outes lo transfirieron al Necaxa). Aunque ciertamente el equipo logró los campeonatos en años subsecuentes, mucha gente sigue suspirando al recordar el espectacular estilo de juego de ese cuadro de la temporada 82-83.

Entonces me pregunto ¿cuál es la verdadera función de una Directiva? ¿Tomar decisiones arrebatadas o proveer de los mejores elementos a los integrantes de un equipo de futbol para lograr sus objetivos?

Hoy en día, la respuesta parecen darla los dos equipos más sólidos, que significan también los más respetuosos con su gente y sus procesos.

En el Toluca y el Pachuca encontramos a los hombres más coherentes con los ideales de una institución. Curiosamente, son los que mejor han hecho las cosas y los que mejor han jugado en los últimos doce años. Quisiera entonces destacar particularmente a una de estas 2 directivas.

Sí, porque aunque a algunos les caigan mal, los directivos (en todos sus niveles) del Pachuca son un ejemplo a seguir en cuanto al respeto por los procesos se refiere. Nadie me podrá negar que el equipo que mayor tranquilidad le da a sus directores técnicos en México, es el de los Tuzos. Desde Javier Aguirre (a quien le brindaron la confianza y lo aguantaron pese a los malos resultados de su primera temporada) hasta hoy con Guillermo Rivarola y sus problemas en este Bicentenario 2010.

La continuidad que los entrenadores encuentran en Pachuca es inusual, casi inaudita para el futbol actual, y el respeto y buen trato que los entrenadores parecen recibir, brilla con sus resultados: Sólo 7 entrenadores que han entregado 5 títulos de liga y otros tantos internacionales en 24 torneos cortos: Javier Aguirre, Alfredo Tena, Victor Manuel Vucetich, Rubén Omar Romano, José Luis Trejo, Enrique Meza y Guillermo Rivarola. Pareciera que el técnico que sale del Pachuca es porque quiere probar suerte en otro club, antes que por que lo echen como ocurre en cualquier otro equipo.

Suena a una fórmula sencilla, pero termina por ser muy difícil de aplicar. Respeto, tolerancia y comunicación, para que la mano que brinda la Directiva, sea la que mejor provea y enaltezca, antes que la que aniquile y denigre a una institución.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas