No me defiendas compadre

El poco éxito que han tenido los futbolistas mexicanos en Europa no siempre es producto del infortunio.

El poco éxito que han tenido los futbolistas mexicanos en Europa no siempre es producto del infortunio. Se deben analizar varios puntos por los que no “cuajan” nuestros futbolistas en el Viejo Continente, y uno de ellos, podría estar también afuera del terreno de juego. Efectivamente hay muchos más jugadores nacionales intentando ganarse un lugar en Europa a diferencia de décadas anteriores, pero eso en lugar de beneficiar (en caso de no hacerse correctamente) a la larga podría incluso perjudicar. Creo que algunos de ellos están perdiendo la brújula, y eso dejaría a la deriva sus carreras y futuras posibles contrataciones. Los futbolistas siempre han sido vulnerables. En cualquier parte del mundo. La fama y el dinero suele desequilibrar su comportamiento y en muchas ocasiones esto afecta directamente al desempeño sobre la cancha. Las declaraciones del director técnico del Bolton, Owen Coyle, demuestran lo desprotegidos que pueden quedar algunos jugadores por creer “a ciegas” en la gente que los rodea. Los que se supone deberían velar por sus intereses (y no sólo por su dinero). Todos sabemos que Carlos Vela no ha tenido continuidad con el Arsenal y tras el permiso de su directiva para buscar un club que le de la oportunidad de mostrarse, su representante parece haberle cerrado las puertas en lugar de abrir caminos para su desarrollo. Según el técnico del Bolton, el acuerdo para que el delantero mexicano jugara con él, ya estaba dado. Las dos directivas estaban conformes, pero las altas pretensiones económicas de su agente tiraron el acuerdo. Claro, después de eso, la opción urgente tuvo que ser firmar con un club que pelea los últimos lugares de la tabla general en la Premier League. No se necesita ser experto en futbol inglés para darse cuenta que fichar para el Bolton parecía mejor opción deportiva que hacerlo para el West Bromwich. Uno, el West Bromwich, lucha por continuar en la Premier League y no regresar a la Segunda División (de la que casi siempre forma parte). El otro, Bolton Wanderers, ocupa una posición cómoda intentando ganar un lugar para las competencias europeas. Uno, West Bromwich, sufre la presión por los resultados que suele traducirse en inestabilidad. El otro, Bolton Wanderes, cuenta con la tranquilidad de un buen torneo, además de presentar la enorme ventaja que da hoy por hoy interesarle directamente al entrenador (Owen Coyle) algo de lo que quizá nunca antes había gozado el ariete azteca. Los agentes o representantes, normalmente buscan una mejora económica, porque ellos cierran negocios, pero habría que repasar cuántos de ellos priorizan el desarrollo personal y profesional de sus representados. Aún así, los futbolistas deberían ejercer su derecho, dejar de irse a la cómoda y pensar en lo que verdaderamente quieren hacer, poniendo los pies en la tierra. El más triste de los casos recientes lo hemos visto con Salvador Cabañas, a quien todo indica le “jugaron chueco” y ahora lamentablemente afronta las consecuencias.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas