La Final Final

Esta será la última Final bajo el sistema de competencia que hemos vivido -en su mayoría- los aficionados del futbol, y podría resultar que el último Campeón sea el equipo que mejor ha trabajado por e

Esta será la última Final bajo el sistema de competencia que hemos vivido -en su mayoría- los aficionados del futbol, y podría resultar que el último Campeón sea el equipo que mejor ha trabajado por el futuro en estos últimos 35 años. Después de los aberrantes acontecimientos en la cancha del Morelos poco se ha hablado de los dos clubes que buscanel título de nuestro balompié. Monarcas, que se ha convertido en un contendiente serio a partir de la instauración de los torneos cortos y Pumas que es justamente el “nuevo amanecer” de nuestro futbol mexicano desde la segunda mitad de la década de los años 70. Obvio que hace unos días nadie se imaginaba que nuestros “sesudos” dirigentes cambiarían el sistema de Liguilla, por lo que quizá una final más romántica tomando en cuenta la “despedida” hubiera sido imaginada entre Cruz Azul y América (por lo hecho en los años setenta y ochenta) o incluyendo al Necaxa (por lo ganado en los noventa) o entre Toluca y Pachuca (por lo conseguido en la primera década del siglo 21). A mí el equipo de Tomás Boy me gusta desde el verano pasado. La llegada de Federico Vilar al arco y Jimmy Lozano al mediocampo. El brillante momento de Aldo Leao y Rafa Márquez Lugo. La presencia ofensiva de Miguel Sabah, además de la consolidación de Adrián Alderete y Elías Hernández. Y la Dirección Técnica de un hombre que siempre ha sido figura, lo convierte un equipo sólido y muy capaz. Por su parte, de los Pumas ya he hablado en las últimas colaboraciones porque desde el principio lo destaqué como el conjunto que mejor pintaba. Alejandro Palacios, Javier Cortéz y Luis Fernando Fuentes han respondido al reto de la titularidad. Verón, Pikolin y Velarde han sabido ser duros y puntuales. Chiapas e Israel Castro se combinaron y relevaron a la perfección mostrando además cuota ofensiva desequilibrante. Martín Bravo, Palencia, Dante López y Cacho, han demostrado ser una cuarteta de mucho peligro (aunque solo jueguen 3 de ellos). Y aunque los jugadores siempre son los que más brillan, tenemos que darleel justo valor a suDirector Técnico. Memo Vázquez, está en posibilidad de festejar su primer título en tan solo 8 meses como entrenador de primera división, lo que nos sigue demostrando que la gente con capacidad existe pero lo único que necesita es una oportunidad. Me gusta la final, son 2 estilos que demuestran en parte el avance en cancha que nuestro balompié ha vivido en el último año. Los 2 entrenadores cuentan con estilo y los jugadores son de lo mejor que existe en la baraja actual. Para finalizar tendré que referirme a lo que vimos el domingo en Morelia y que me lleva a esperar una lección aprendida. Yo solo espero que así como hoy nuestros federativos cambianel sistema de las finales sin un verdadero sustento deportivo, y así como adelantan que si no funciona “ya verán si el año que entra lo modifican de nuevo”, de corazón les pido que se fijen en otros puntos que resultan más urgentes y elementales. Ojalá que las sanciones (en cualquier terreno) dejen de ser tibias y extemporáneas. Yo no me imagino en las mejores ligas del mundo una suspensión de 6 partidos a un futbolista que corre para patear y golpear a un aficionado “espontáneo”. Y tampoco entiendo que se castigue casi de la misma forma a un entrenador por festejar con “gesticulaciones peligrosas” (Tomás Boy) algo que hizo durante todo el torneo,y nadie antes le dijo nada. Quisiéramos ver el Final–Final de la tibieza y el favoritismo para poder ver crecer en esencia a nuestro futbol. Por que sino, pronto se irá apagando aún más la llama que rodea al deporte más popular en la ultima mitad siglo ennuestro país. Suerte tanto a los Pumas como a los Monarcas y a disfrutar de esta serie que se antoja de alta intensidad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas