La Final adelantada

“Más vale ser historiador que profeta”, es una de las tantas frases ciertas e inteligentes que nos dejó don Fernando Marcos...

“Más vale ser historiador que profeta”, es una de las tantas frases ciertas e inteligentes que nos dejó don Fernando Marcos, aunque en esta ocasión me voy a atrever a pronosticar lo que pueda sucedertanto en la Copa Oro como en el largo camino rumbo a Brasil 2014. El próximo Domingo, el SoldierField, será testigo del enfrentamiento entre los 2 equipos protagonistas en la zona de la Concacaf. México se enfrentará a Costa Rica buscando seguramente el primer lugar del grupo A y comouna “probadita” de los “encontronazos” venideros antes de la siguiente Copa del Mundo. Ya sé que es temprano, tanto la Copa como la nueva era de ambas selecciones apenas comienzan, pero no tengo dudas en que la Tricolor costarricense será la que le pelee al Tricolor Azteca la supremacía futbolera de esta zona geográfica. Estados Unidos ha llegado a su tope. Así como he destacado muchas veces el avance que ha vivido en el futbol y el desarrollo de jugadores en los últimos 15 años, también reitero lo que antes he advertido: “Para completar el peso, les faltan muchos años”. Hoy este equipo de Bob Bradley es menos fuerte. Los de Bruce Arena en los procesos al 2002 y 2006, y el cuadro de la eliminatoria anterior eran superiores en frescura, potencia, ambición y confianza. Así como aquí he mencionado que ellos concretan partidos ante selecciones más competitivas que nosotros, los resultados en esta “nueva era” son muy guangos: En 8 juegos amistosos después del Mundial sólo han ganado uno (1-0 ante Sudáfrica en Noviembre pasado) por 4 empates y 3 derrotas (claro que los rivales han sido equipos de élite como Argentina, España, Brasil y Paraguay, pero honestamente después de la justa mundialista ninguna Selección ha presentado su mejor versión). Bob Bradley está nervioso porque los federativos ya no creen mucho en él, y de no ganar la Copa Oro podría venir un cambio en el timón. Hablando solamente de los jugadores, hoy México sigue teniendo el mejor plantel de la zona, seguido por los “europeos” de Estados Unidos, aunque Costa Rica goce de una doble ventaja sobre el equipo de las Barras y las Estrellas: Los Ticos los superan en técnica individual y ahora en táctica desde la banca, en la persona de Ricardo Antonio Lavolpe. En Estados Unidos se han quedado estancados en la producción y consolidación de directores técnicos de nivel competitivo. La MLS es un excelente escaparate de fogueo para los jugadores jóvenes pero el nivel de entrenadores es muy limitado y eso ya se está empezando a notar. La Volpe, plantea los partidos analizando fortalezas y debilidades pensando siempre en su rival, virtud que no tienen los estadounidenses ya que ellos difícilmente salen de un esquema específico basado en el orden defensivo y la velocidad, sin variantes sobre la marcha (que es la esencia y realidad del futbol). México con el nivel individual de Juárez, Moreno, el “Maza”, Salcido, la solidez y experiencia de Castro, Torrado, la calidad de Sinha, Giovani, Guardado o el “Hobbit”, y la explosividad del “Chicharito”, De Nigris”, Barrera y compañía superan por mucho a cualquier plantel de esta zona. El “Chepo” es un entrenador serio, estudioso y capaz, que sabe (aunque no lo reconozca frente a los micrófonos) que esta Copa le debe pertenecer a México. Costa Rica  por su parte con la movilidad de Celso Borges, Ureña, Bolaños, Mora, Campbell, Saborío o Brian Ruíz, se presenta como una encrucijada,fortalecida y aumentada por las creativas, puntuales y bien trabajadas variantes de su director técnico. Yo a Estados Unidos no le veo equipo para competirle ni a México ni a Costa Rica, lástima que el sistema de competencia de esta Copa Oro pueda poner frente a frente a los “Aztecas” y los “Ticos” en una de las semifinales, en lo que desde mi punto de vista sería a todas luces una final adelantada. PD. Hace seis días se nos adelantó un entrañable amigo al que quiero recordar lleno de nostalgia. La voz más original de México, un genio de la inventiva y la creatividad. Chiva recalcitrante y amante de las tardes futboleras en las que meciendo su peculiar melena y derrochando bonhomía nos gritaba eufórico “Centra, remata. . . y olé”,  hasta pronto querido Abel Membrillo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas