Deporte Mexicano, entre la reconfiguración y los saqueos

Aumento de la gasolina que origina protestas, sumado a la toma de posesión de Trump, ¿Qué pasará con el deporte mexicano?
Ciudad de México -

El inicio de año no ha sido fácil para el país. Aumento desproporcionado de la gasolina que origina protestas, saqueos, confusión, incertidumbre, miedo… Redes sociales vandalizadas por oscuras instituciones gubernamentales y políticas para, efectivamente, crear miedo y deslegitimizar la violencia en detrimento de la población civil.

Todo esto sumado a la muy próxima toma de posesión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, más la decisión de Ford de echar para atrás la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí. En medio de todo esto ¿Qué va a pasar con el deporte mexicano? ¿Cuál es la perspectiva?

La detención del presidente de la Federación Mexicana de Atletismo, Antonio Lozano, fue un acontecimiento que dejó en claro el opaco manejo del presupuesto que recibía dicha entidad deportiva y que marcó el final del año 2016 para el deporte mexicano.

Es evidente que la asignación presupuestal se recortará y habrá menos para desarrollar un asunto que debería ser estratégico en la agenda gubernamental, como es el deporte, pues está ligado a otras estructuras contenidas en las agendas del Plan Nacional de Desarrollo, como el de educación, salud, infraestructura y desarrollo social entre otras. Así el panorama del deporte mexicano.

La corrupción, opacidad y la falta de estrategias y ejes trasversales para el desarrollo del deporte mexicano es una enfermedad que lo tiene en estado de coma. No se trata de las medallas obtenidas en Río, Londres o Beijing; se trata de planeación. Lo hemos venido mencionando una y otra vez: no hay una sola declaración y acción de trabajo colaborativo y cooperativo del deporte mexicano al que le urge pensar al revés para tratar de revertir su situación institucional, financiera y operativa. Demasiada verticalidad, muy al estilo fordista, es la que ha tiene de hinojos al deporte mexicano. No ha evolucionado ni en términos técnicos y tecnológicos. Esto tiene que ver con sus desvencijadas estructuras de gobierno. Manda el que manda y listo. No existe una estructura en donde haya una comunicación efectiva para tener mayor eficiencia. El fallo en los recursos humanos con nuevas visiones y metas, es lo que está impidiendo llegar a las metas programadas.

Al deporte mexicano le hace falta articularse con formas y fondos cognitivos que le hagan no solamente más competitivo, sino moral y económicamente más sólido. Para disponer de una opinión menos simplista, nos parece interesante remontarnos a una estructura de mando deportiva que deviene de las disciplinas militares y que vienes desde la época postrevolucionaría. Las órdenes que el entrenador da a un atleta en una pista, cancha o gimnasio, sin más opción que obedecerlas. Esta fórmula se trasladó a los mandos, a las direcciones y ha prevalecido aún hoy en el siglo XXI. Esto volvió complejas las formas de dirigir al deporte, lo volvió opaco, egolatra, oligarquico y sin visión para prepararlo para los grandes cambios que el mundo exige. El deporte mexicano carece como la economía japonesa o alemana de la posguerra, de mano de obra calificada para enfrentar estos retos, buscar inversiones y tener un sistema de gestión de relaciones efectivo que saque del marasmo a nuestro deporte.

Pensar al revés, al manera de Benjamin Coriat, le haría muy bien al deporte mexicano. Pensar en métodos, formas y fondos que faciliten el crecimiento. Tener agendas multilaterales que lo enlacen a distintos ámbitos de la vida estructural del país y del mundo. Sistematizar sus ingresos, ratificar sus actividades, manejar de manera adecuada sus estructuras de comunicación, que sus procedimientos sean más sociales en lugar de resultadistas. Abrir sus puertas de diálogo y que trasciendan la coyuntura de unos Juegos Olímpicos o Panamericanos, que el quehacer sea lo contrario, trans coyuntural.

¿Deseos? ¡No! Acciones para que de una vez evitemos a los Lozano, a los Castillo y a muchos otros que sólo perjudican al deporte mexicano moral y económicamente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas