Entre la Gloria y el Drama

El Gran Premio de Japón siempre ha ofrecido una gran dosis de drama desde que se corrió por primera vez y de alguna manera se ha caracterizado por luchas entre verdaderos titanes.

El Gran Premio de Japón siempre ha ofrecido una gran dosis de drama desde que se corrió por primera vez y de alguna manera se ha caracterizado por luchas entre verdaderos titanes. Para la edad de la Máxima Categoría, este Gran Premio es relativamente joven porque nació en 1976; esto es, 26 años después de iniciado oficialmente el Campeonato Mundial de Fórmula Uno y de hecho, poco después de haber aparecido en el calendario, desapareció por un buen tiempo debido a un accidente que costó la vida a un par de aficionados. Sin embargo, es un hecho inobjetable que ha dejado grandes momentos para la historia del deporte y una huella profunda en la mente de los aficionados, principalmente de los aficionados japoneses, que están entre los más conocedores y apasionados del mundo. Como uno de los Grandes Premios que tradicionalmente se ha llevado a cabo entre lo últimos del calendario, el de Japón ha vivido la coronación de muchos campeones y muchas de ellas verdaderamente dramáticas. Cuando Suzuka fue sede de su primer Gran Premio también fue testigo de una coronación, la de Nelson Piquet, cuando su entonces coequipero Nigel Mansell sufrió un accidente en una de las prácticas y no pudo arrancar la carrera. Más adelante, Mansell perdería otra oportunidad de ganar el campeonato cuando se salió de la pista al llegar a la primera curva apenas iniciado el Gran Premio. Pero es indudable que lo que más se recuerda en cuestión de mayor drama que gloria, es el duelo personal entre Ayrton Senna y Alain Prost, llevado al extremo. Haciendo un pequeño paréntesis, este episodio es uno de los más impactantes que ofrece el recientemente lanzado documental Senna, que ningún aficionado que se jacte de serlo puede perderse. En 1989 Prost, salió ganando de este duelo para amarrar el campeonato, pero en 1990 se revirtió el resultado y Senna fue campeón, tras haber llevado las cosas a un límite casi inaceptable deportivamente hablando. Para esa carrera, fue tal la demanda de boletos debido a lo que ha quedado en los libros de la historia como una verdadera batalla de titanes, que los promotores tuvieron que crear una especie de lotería en la que participaron tres millones de aficionados para sacar finalmente a 120,000 que recibieron los boletos a disposición. Muchas cosas han pasado desde entonces con este Gran Premio, que también vio subir y bajar el interés por la participación y posterior retiro de pilotos y marcas japonesas como Honda, cuya separación reciente de la Fórmula Uno no ha sido la primera. También ha tenido la batalla de dos titanes en Toyota y Honda, que son dueñas de dos de las pistas sobre las que sea corrido el Gran Premio de Japón: Fuji y Suzuka. Sin embargo, de un tiempo para acá, el interés se ha mantenido por lo conocedor de la afición japonesa y porque muchos pilotos que corren en la Máxima Categoría han corrido en la series de su país. Esto siguió dando oportunidad a Suzuka de ofrecer grandes duelos, principalmente entre los candidatos a ganar el campeonato y así hemos tenido los de Mika Hakkinen contra Michael Schumacher, quien también vivió su buena dosis de drama antes de ganar su sexto campeonato y antes de finalmente no poder ganar el octavo. En los últimos tiempos hemos tenido otros dramas como la victoria de Lewis Hamilton cuando Fernando Alonso, entonces su coequipero, chocó fuertemente. Y la gloria que vivieron los finlandeses cuando por primera y única vez hasta ahora en la historia de la categoría, juntos subieron al podio dos de sus pilotos: Kimi Raikkonen y Heikki Kovalainen. Estoy seguro que si Fernando Alonso y Lewis Hamilton hubiesen continuado corriendo para McLaren, habríamos visto mayores dramas entre ellos en la intimidante Suzuka. Saltando al 2011, el popular circuito japonés vuelve a ser el escenario donde nuevamente podría coronarse un piloto; esta vez, Sebastian Vettel y digo podría, porque cuando estoy escribiendo estas líneas, estamos a punto de llegar a la calificación para el Gran Premio de Japón, pero Vettel chocó en la primera práctica del viernes y Jenson Button, hasta este momento el único que podría retrasar el logro, fue el más rápido en las dos. El choque ha sido una llamada de atención para Vettel y seguramente algo que con su experiencia, buscaran explotar sicológicamente equipos y pilotos competidores. El domingo en la madrugada se corre el ahora muy esperado Gran Premio de Japón y ya sea que se corone Sebastian Vettel o Jenson Button de alguna manera retrase el logro que convertirá al joven talento alemán en el bicampeón más joven de la historia, Suzuka vuelve a ser el lugar donde la gloria y el drama se vuelven a encontrar. Como siempre, no se lo pueden perder.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas