Salir
Estás leyendo: Lo que aprendí en mis últimos 50 Km
Comparte esta noticia

Columna de Raquel Pérez de León

Lo que aprendí en mis últimos 50 Km

Raquel Pérez de León

Publicidad
Publicidad

El pasado 6 de abril, hice un trail de 50 kilómetros en el Desierto de los Leones. Tú como corredor sabes que cada carrera se vive y se siente diferente, y son experiencias que nos dejan aprendizajes.

Hoy te quiero contar las cuatro cosas que aprendí, que espero te sirvan como consejos.

1. Correr sin música, mejora tu concentración. El evento empezó a las seis de la mañana, y nunca había tenido la oportunidad de empezar a correr con linterna, pues seguía oscuro. Correr viendo el amanecer es de las cosas más bonitas que te pueden pasar, y más cuando se acompaña del canto de los pájaros. Fue ahí cuando pensé que no necesitaba la música, y ni siquiera saqué mis audífonos. Después ya no habían cánticos, pero pude disfrutar más de la naturaleza, platicar conmigo y fijarme bien en dónde pisaba.

2. La alimentación siempre hace la diferencia. Aunque estés excelentemente bien entrenado, si no preparas tu alimentación para la competencia, puede irte muy mal. Muchos corredores no lo hacen porque no lo saben pero, además de hacer una correcta carga de carbohidratos e hidratación los tres días previos a la carrera, es importante ir comiendo cada 30 minutos durante todo el evento y desde el principio. Gasolina nunca me faltó, y eso mismo me ayudó a aguantar el dolor de las piernas que me quemaban de tanta subida. Mis mejores amigos en la carrera fueron papillas de fruta, gomitas, miel y frijolitos.

3. Si no ves marcas, regrésate. Nunca me había pasado, pero me perdí durante la carrera. Según yo era muy claro que tenía que seguir derecho, y me confié porque atrás de mí venía otro corredor. No fue mucho tiempo, pero como quiera que sea, en estas distancias la verdad es que no quieres aumentar ni un kilómetro más. Si no ves marcas en 300 metros, regresa hasta donde estabas.

4. Compañerismo ante todo. A diferencia de las carreras de pista, en el trail hay muchos tramos en los que te quedas solo, pues los corredores son mucho menos y las distancias más largas. Sin embargo, siempre encuentras a alguien que te dé una palabra de aliento o con quien entablar una plática para amenizar el trayecto. Siempre sonríe y saluda, te aseguro que saldrás beneficiado.

A pesar de lo demandante de la ruta, esta ha sido una de mis carreras favoritas. Si nunca has corrido en montaña, te invito a que lo intentes. Puede ser que termines odiándolo, o amándolo, nunca se sabe, pero al menos ya nadie podrá contártelo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...