Escape a la victoria

Teniendo como preámbulo la 83 ceremonia de entrega de los Premios Oscar en el Teatro Kodak de Los Ángeles, California, EUA, bien vale recordar la película "Escape a la victoria".

Teniendo como preámbulo la 83 ceremonia de entrega de los Premios Oscar en el Teatro Kodak de Los Ángeles, California, EUA, bien vale recordar la película “Escape a la victoria”, dirigida por John Huston (1981) y en la que aparecen Pelé, Osvaldo "Ossie" Ardiles, Michael Caine, Max von Sydow y Sylvester Stallone.

Esta historia está inspirada en un hecho real, pero a diferencia del largometraje, el final no fue feliz.

Muchos han denominado a este juego “El Partido de la Muerte”, y es que cabe rememorar que durante el dominio del Tercer Reich (1933-1945), Alemania invadió buena parte de Europa y buscaban demostrar su supremacía en todos los rubros.

Una de las pocas distracciones que se encontraban en esa época era la práctica del balompié y para ello un grupo de ex jugadores del FC Dynamo Kyiv y del Lokomotiv Kyiv soviéticos (hoy Ucrania), decidieron reunirse y crear un combinado al que denominaron FC Start.

Todo tuvo su origen en la panadería estatal número 3 de Kyiv, donde constantemente se juntaba un buen número de gente en busca de trabajo para poder sostener a sus familias y por esos años Mykola Trusevych, ex jugador del Dynamo, decidió volver a su ciudad para encontrar un empleo, así que Iosif Kordik, un ferviente seguidor de ese club, decidió favorecerlo y emplearlo por encima de otras personas que ya esperaban una oportunidad.

Con el tiempo Iosif Kordik tuvo la idea de crear un equipo de balompié y compartió la misma con su ídolo Mykola Trusevych, por lo que para el año de 1942 éste último se dio a la tarea de buscar a sus ex coequiperos para aterrizar el proyecto.

Fue así como se concibió la creación del FC Start, y con el transcurrir del tiempo Trusevych logró contactar a sus ex colegas Mikhail Svyridovskiy, Mykola Korotkykh, Oleksiy Klimenko, Fedir Tyutchev, Mikhail Putistin, Ivan Kuzmenko y Makar Goncharenko, así como a Vladimir Balakin, Vasil Sukharev y Mikhail Melnyk, quienes antes de la Segunda Guerra Mundial habían actuado para el Lokomotiv Kyiv.

Ya con la base, el FC Start empezó a disputar diversos encuentros y masacró a sus rivales, esto a pesar de tener una pésima preparación y de no estar bien alimentados.

Los nazis se dieron cuenta del potencial de ese equipo y de que sus triunfos podrían levantar la moral ucraniana, y a su vez que se sublevaran en contra de las fuerzas de ocupación.

La Luftwaffe (Fuerza Aérea alemana), decidió crear un equipo llamado Flakelf y retar al FC Start, pero previamente les advirtieron que si ganaban, serían fusilados. Con todo y las amenazas los golearon por 5-3 el 6 de agosto.

Contra todo los ucranianos antepusieron el orgullo de su pueblo y el propio para humillar a los ocupantes, lo que no sentó nada bien entre los germanos.

El Flakelf decidió darle una ”segunda oportunidad” al FC Start y para el 9 de agosto se vieron otra vez las caras. El partido de antemano estaba amañado, ya que para nadie era un secreto que los nazis se debían redimir a como diera lugar, por lo que avisaron al Árbitro que debía favorecerlos y de nuevo lanzaron amenazas de muerte contra los ucranianos. A pesar de ello el combinado local ganó 5-3.

La deshonra a los nazis esta vez sí tuvo consecuencias, ya que el 16 de agosto una parte del equipo fue arrestado, torturado y fusilado por la Gestapo, con la excusa de que pertenecían al NKVD (el FC Dynamo Kyiv como club había sido financiado por la Policía).

Los fallecidos fueron Mykola Korotkykh, Ivan Kuzmenko, Oleksey Klimenko y Mykola Trusevich, quienes pagaron con gusto el precio de “morir de pie y no vivir de rodillas”.

En la actualidad a las afueras del Lobanovsky Dynamo Stadium, casa del FC Dynamo Kyiv, hay un monumento que recuerda su hazaña y valor.

Sígueme por twitter en @kaiser_sandoval

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas