Salir
Estás leyendo: De leyendas y gloria
Comparte esta noticia

Desde la yarda 1

De leyendas y gloria

Douglas Sloane

Publicidad
Publicidad

La historia del deporte es caprichosa. Qué difícil es encontrar a deportistas que dicen adiós en un momento de gloria. Aún más complicado es encontrar deportistas que logran la gloria, una vez más, en el ocaso de su carrera.

Este pasado fin de semana fuimos privilegiados al ver por quinta ocasión que Tiger Woods vistiera un saco verde tras ganar el Masters, algo que de inmediato nos evoca a recordar por qué estos atletas están donde están, pues no olvidemos que Tiger tuvo un par de lesiones graves que lo alejaron de los campos, así como un escándalo personal que trasladó su grandeza en el fairway y los greens a las portadas de los tabloides.

Fueron años de mucho trabajo para Woods, pero todo ese sacrificio se convirtió en alegría una vez que logró sacudir al mundo entero al ganar en Augusta a sus 43 años de edad.

Esta hazaña me puso a reflexionar sobre lo privilegiados que a veces somos, pues muchas veces solo nos enfocamos en lo negativo. Recuerdo perfectamente cómo mucha gente decía tras el Super Bowl 50 que “la defensiva le regaló el campeonato a Peyton Manning”, algo que es muy cierto, pero a la vez tuvimos la suerte de ver al Sheriff levantar el trofeo Lombardi una vez más, antes de cabalgar rumbo al atardecer.

Otro ejemplo que me viene a la mente se da tras el triunfo de los Broncos en el Super Bowl XXXIII, la opinión popular era: “Los Vikings le hubieran ganado a estos Broncos” …y probablemente sí, esos Vikingos del ’98 eran mejor equipo que los Broncos, sin embargo, el a veces tan cruel destino nos permitió ver a uno de los mejores quarterbacks en la historia retirarse como Campeón.

Hace un par de años, en el Super Bowl LI, tuvimos la oportunidad de ver el regreso más espectacular en la historia cuando Tom Brady remontó un déficit de 25 puntos para ganar su cuarto anillo de Campeón a sus 40 años de edad; en este caso, la opinión popular fue: “Los Falcons se equivocaron, tuvieron mucha suerte los Patriotas”. Definitivamente cierto, pero recordemos que las grandes hazañas requieren momentos especiales para gestarse y eso es lo que debemos llevarnos de todos estos ejemplos.

Por supuesto que la parte negativa siempre estará presente, ya sea por hartazgo de que siempre gane el mismo, sea por la envidia que nos genera ver a un equipo ganador, la animadversión que las formas de ganar nos producen o simplemente por coraje, muchas veces dejamos a un lado lo bueno que conlleva ganar por enfocarnos en nimiedades que no nos permite disfrutar de grandes momentos.

Si el triunfo de Tiger Woods en el Masters nos deja una lección, es que nunca es demasiado tarde para disfrutar de la gloria, pero sobre todo, que no necesariamente las leyendas deben decir adiós en la cúspide de su carrera, pues como muchos grandes nos lo han probado a lo largo de sus carreras, el final no debe ser amargo; muy a pesar de que la mayoría de las veces, el cruel destino, opine lo contrario.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...